¡México falla en penales!

COMPARTIR 
José Cárdenas 06/01/2014 00:00
¡México falla en penales!

No crea que este monje está nostálgico por aquellas frecuentes derrotas de la selección cuando a la mera hora perdíamos partidos cruciales, no.

Hablo de los otros penales —los mal llamados ceresos—, auténticas universidades del crimen, donde un delincuente menor aprende pronto a cometer delitos mayores, como ocurrió con Daniel Arizmendi —el Mochaorejas— sólo por citar a uno entre miles… y miles.

Ahora, el primer saldo del año resulta corto, contundente recordatorio del fracaso y descontrol de nuestro sistema penitenciario en colapso: los diez muertos en el penal de Tuxpan —Iguala—, Guerrero,  a donde entró un comando de seis para rescatar a cuatro y, además, los cuatro fugados —uno de ellos detenido— de la prisión morelense de Atlacholoaya, Morelos,  quienes huyeron utilizando una escalera.

Ambas noticias deberían alarmarnos, aunque resulte inútil deambular entre la indignación y la sorpresa ante una tragedia nacional enmarcada en la corrupción.

Por más diagnósticos y discursos, planes y estrategias, dinero y más dinero, nada ha cambiado desde la fuga más espectacular deJoel David Kaplan (19/8/1971) quien escapó del penal de Santa Martha ¡en helicóptero!, o la de  Joaquín El Chapo Guzmán (19/1/2001) evadido entre las sombras del misterio cómplice de la prisión de alta seguridad (¿?) de Puente (¿Puerta?) Grande, Jalisco.

Y qué decir de lo ocurrido hace tres años en el penal de Gómez Palacio, Durango, donde los reos salían por las noches en vehículos oficiales y armados por custodios para llevar a cabo ejecuciones por encargo; de la evasión de 53 zetas del penal de Cieneguillas, Zacatecas (16/5/2011); de las masacres del penal de Altamira, Tamaulipas (5/1/2012) con 33 muertos y Apodaca, Nuevo León (21/2/2012), con 44… y falta espacio para más vergüenzas de esas… y hoyos en la tierra para enterrar a tantos y tantos muertos que fracasaron en sobrevivir, ¿y qué importan menos porque a “buena hora” se matan entre ellos?

Las prisiones mexicanas  son un subsistema infernal dominado por la mafia criminal. Un infame laberinto que nadie quiere mirar, donde prevalece la corrupción desde “arriba” entre quienes la solapan y propician.

El senador petista David Monreal no descubre el hilo negro al denunciar autogobierno en 65 penales del país; por lo menos en seis de cada diez rige la ley de plata o plomo… y en el mapa nacional las celdas resultan las oficinas más seguras para el Crimen Organizado, SA de CV.

El mal se agrava con el hacinamiento y la brutalidad, resultado del abuso de la prisión preventiva. El sobrecupo en las cárceles rebasa los 50 mil internos; en total, hay 223 mil presos en 429 penales diseñados para encerrar a 171 mil… 58% no ha recibido sentencia. Hasta hace dos años, sólo los reos sin condena costaban al erario dos mil millones de pesos…

Hace unas semanas, el Servicio de Investigaciones del Congreso de Estados Unidos advirtió la debilidad del sistema de justicia penal de México para inhibir el crimen, lo que a su vez, pone en riesgo la estabilidad de nuestro país… de ese tamaño es el peligro, según los gringos.

Discúlpeme si con estos datos ya le arruiné el Día de Reyes, pero seguimos perdiendo a la hora de los penales… y los malos —como siempre— nos van ganando.

Buena memoria: Pinche Mandarín, Agustín Granados:  cómo me haces falta… la noche es quieta y tu silencio cruel. A ocho años de tu muerte, no olvido tus lecciones de periodismo a ras de suelo.  

                josecardenas.com.mx

                Twitter@JoseCardenas1

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red