El Sacmex debe transformarse

Es necesario que el sistema cuente con los recursos suficientes para rehabilitar la red hidráulica y dar mejor servicio.

COMPARTIR 
Jesús Sesma Suárez 03/04/2014 00:12
El Sacmex debe transformarse

De conformidad con el artículo 4 de la Constitución, toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.

En el Distrito Federal, esta tarea se realiza a través del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, órgano del gobierno que tiene por objeto suministrar y distribuir los servicios de agua potable y drenaje. Sin embargo, esta institución actualmente se encuentra enfrentando grandes problemas y, en consecuencia, todos los capitalinos.

El principal de esos problemas se refiere a las fugas de agua por falta de mantenimiento de las redes hidráulicas, debido a la insuficiencia de recursos económicos para su restauración. Las cifras indican que cerca de 40% del agua de la ciudad se pierde, precisamente, por estas fugas.

 Ante ello, es necesario que el Sistema de Aguas cuente con los recursos suficientes para rehabilitar la red hidráulica y dar un mejor servicio a toda la población sin ningún distingo, ya que también está comprobado que “mientras en la zona oriente se dota de 50 litros por persona, en la zona poniente (…) llegan hasta 300 litros” de agua por habitante por falta de una infraestructura adecuada.

Otro reto que enfrentamos es la restauración y sustitución del drenaje, pues éste ha cumplido con su vida útil. Gran parte de la red concentra deterioro y fisuras a causa de los hundimientos que se registran en el subsuelo de la ciudad, provocando que en temporada de lluvias se registren fuertes inundaciones. En tales circunstancias, el sistema de drenaje está a punto de colapsarse.

Por todo ello es que los expertos en la materia opinan que esto sólo se solucionará si el Sistema de Aguas se transforma en una institución que pueda responsabilizarse y operar directamente el dinero que obtiene por los servicios que presta.

Por ello, compartimos la necesidad de cambiar la naturaleza jurídica del Sistema de Aguas, de órgano desconcentrado a la de organismo descentralizado, para que cuente con personalidad jurídica y patrimonio propios, es decir, para que tenga autonomía y pueda decidir en qué y cómo gastar sus recursos, en lugar de que éstos se diluyan en el gasto que las autoridades hacen en otras áreas que poco o nada tienen que ver con solucionar el problema de la escasez y mala calidad del agua en el Distrito Federal.

Por eso, afirmamos que es hora de dar viabilidad y sustentabilidad a la ciudad en materia de agua. Ya el propio jefe de Gobierno, de manera por demás atinada, se ha pronunciado por llevar a cabo este cambio como la manera más fácil y adecuada de solucionar la actual problemática que presenta el abastecimiento del vital líquido y garantizar su suministro y tratamiento en beneficio de las futuras generaciones.

Solo así evitaremos la catástrofe que se seguramente viviremos en no más de diez años por la falta de agua.

                *Coordinador del Partido Verde en la ALDF

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red