La despenalización de la mariguana nació muerta

Se desnaturaliza el instituto cuyo fin es reducir el uso y abuso de sicoactivos.

COMPARTIR 
Jesús Sesma Suárez 27/02/2014 00:00
La despenalización de la mariguana nació muerta

Ya llevamos dos semanas desde que algunos diputados del PRD en la Asamblea Legislativa presentaron sus iniciativas con la intención de regular y despenalizar el narcomenudeo en el Distrito Federal y lo único que han conseguido es unificar a todos los que están en contra de dicha propuesta. Desde integrantes del mismo PRD hasta la Iglesia, pasando por varios integrantes del gabinete del gobierno capitalino.

Y es que a las inconsistencias e incongruencias que ya hemos mencionado una y otra vez, se han sumado propuestas que sin fundamento buscan seguir persiguiendo policiacamente a los adictos, tal como el tristemente célebre mariguanómetro. Es decir, contradicción tras contradicción.

Es necesario que recordemos que la Ley para la Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas del Distrito Federal, que es una de las leyes que las iniciativas pretenden reformar, tiene como uno de sus principales objetivos la prevención y atención de las causas que generan el consumo de las drogas para su eliminación, así como la atención especial a la población infantil y juvenil para el diseño de acciones concretas para combatir las adicciones.

No obstante, en la iniciativa se pretende que sea el Instituto para la Atención y Prevención de Adicciones mencionado en esta noble ley, el encargado de operar el sistema que deberá “vigilar” que las personas se puedan “drogar de manera segura”,  lo cual resulta un contrasentido pues desnaturaliza el mismo instituto, cuyo objetivo es reducir el uso, el abuso y la dependencia a sustancias sicoactivas.

Igualmente, la ley en cuestión establece la creación de un Programa General para la Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas, que debe ser elaborado y revisado por ese mismo instituto cada cuatro años, para evitar el consumo de drogas y reducir los factores de riesgo y daños ocasionados que se deriven de su consumo. No obstante, actualmente desconocemos el avance que ha tenido el mismo, por lo que pretender que ahora el Instituto se encargue de labores que van en contra de sus fines sin haber dado aún resultados concretos para combatir las adicciones, más que una propuesta legislativa parece una ocurrencia.

Pero no sólo eso. También resulta que desde el año 2012 las delegaciones deben contar con un Centro de Atención Integral del Consumo de Sustancias Psicoactivas, pero tampoco contamos con información de los avances que existen al respecto, lo cual es una prueba más de que el trabajo institucional para combatir el consumo de las drogas en el Distrito Federal se encuentra sumamente atrasado.

Por todo ello es que una vez más decimos que si hay algo que debemos hacer con relación al consumo de drogas en la Ciudad de México, es precisamente fortalecer a las instituciones y los mecanismos encargados de prevenir las adicciones, no establecer reglas que faciliten a los comerciantes de drogas acceder más fácilmente a las personas para volverlos farmacodependientes.

Insistimos: la propuesta para regular y despenalizar las drogas en el Distrito Federal nació muerta, carece de sustento legal y nunca ha contado con el apoyo de la mayoría.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red