Cuentista y novelista mayor, guionista de cine, maestro del ensayo político.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 14/04/2014 00:00
Cuentista y novelista mayor, guionista de cine, maestro del ensayo político.

Menos Paz, más Revueltas

Hoy, a las 11 de la mañana, en el panteón Francés de la Piedad, un grupo de enemigos de la injusticia rendirá homenaje a José Revueltas en el centenario de su nacimiento. Cuentista y novelista mayor, guionista de cine, maestro del ensayo político y, sobre todo, ejemplar hombre de izquierda que por su militancia padeció múltiples estancias en la cárcel e incluso dos temporadas en las islas Marías, Revueltas era de esos que, como quería Carlos Marx, eran capaces de someter todo a crítica, empezando por sus propias conclusiones. Ante el derroche del actual gobierno para agarrarse del prestigio de Octavio Paz y, de esa manera, minimizar el cuantioso aporte que hombres de izquierda como José Revueltas y Efraín Huerta hicieron a la cultura nacional, circula una invitación que propone “Menos Paz, más Revueltas”, la que tiene arriba a un Octavio Paz radiante, feliz de recibir el aplauso de Carlos Salinas de Gortari, en tanto que abajo aparece José Revueltas haciendo la V de la victoria al salir de prisión, lo que es también una manera de explicar el diferente trato oficial a cada uno de estos escritores.

El Villaurrutia, a De la Colina

Más vale tarde. Al fin se concedió el premio Xavier Villaurrutia a uno de nuestros grandes prosistas: el gran José de la Colina, autor de textos en los que despliega imaginación e inteligencia, humor y agudeza, muchas y muy buenas lecturas. Celebremos al enorme escritor en sus muy productivos 80 años, al periodista combativo, al hombre que sabe dar la nota discordante y enriquecer con ella el debate. Lejos, muy lejos de toda condescendencia, Pepe siempre ha sabido decir no y sostenerse en lo dicho. No ha temido criticar incluso a quienes le son cercanos en el afecto y hasta admirados por él, y ése es un caso poco frecuente en el ámbito intelectual (ahora mismo ha declarado que le gusta la poesía de Villaurrutia, pero no su teatro). Como director de suplementos, De la Colina ha sido peleador, pero siempre generoso, todo un maestro para quienes han estado cerca de él y han recibido sus generosas enseñanzas, dictadas siempre con una sonrisa. Un abrazo para ese señor de las letras.

Discrepancia con Eduardo Vázquez

El secretario de Cultura del gobierno capitalino, Eduardo Vázquez Martín, declaró que los más sobresalientes directores del Museo de la Ciudad de México han sido Conrado Tostado y Cristina Faesler. Nadie pone en duda las cualidades de uno y otro, pero les tocó dirigir un museo que —salvo el estudio de Clausell que por fortuna sobrevive— había sido abandonado por la incuria burocrática y que dejó de ofrecer los atractivos indispensables en una institución de su tipo, al extremo de que el INAH tuvo que recoger las piezas que había prestado a la casona de la avenida Pino Suárez. Recuérdese que el recorrido inicial del museo nos hacía conocer la historia de la capital desde tiempos prehispánicos, contaba con buen material de la colonia y del México independiente. Abajo, en las cocheras, estaban carros de época y en el patio de atrás el recorrido terminaba frente a una gran maqueta de la ciudad en la que un efecto de luces simulaba el día y la noche. En fin, era algo fascinante para los niños y todo un atractivo para jóvenes y adultos. Hace muchos años que nada de eso existe y la historia de la capital se resume en un par de salas dizque virtuales, pero muy reales en cuanto a pobreza expositiva. José María Espinasa, el nuevo director, es un hombre de probada inteligencia y con sensibilidad suficiente para hacer bien la tarea, pero la institución ya no tiene lo que fue su principal atractivo ni parece que vaya a recuperarlo.

Premio Elena Poniatowska

Está abierta la convocatoria del VII Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska para obras escritas en español y publicadas entre el primero de julio de 2013 y el 30 de junio de 2014. No se aceptan manuscritos, reediciones, traducciones ni novelas infantiles (¿juveniles sí?). Para aspirar a este premio, dotado de 500 mil pesos, las obras podrán ser inscritas por la editorial o el propio autor “mediante carta de propuesta que se acompañará de cinco ejemplares de la obra” que prometen regresar los organizadores, aunque uno se pregunta para qué cinco ejemplares si sólo son tres los jurados, que serán, dice la convocatoria, “de reconocido prestigio internacional”, lo que no ha sido el caso en versiones anteriores del premio. La convocatoria se cierra el próximo 8 de julio. Los interesados deberá enviar libros y documentación a la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, avenida De la Paz 26, cuarto piso, colonia Chimalistac, CP 01070, México, DF, con atención al área editorial. Para más datos los interesados pueden dirigirse a premioelenaponiatowska@gmail.com

Circula De Largo Aliento 2

Ya está en circulación el número 2 del tabloide cultural que dirige Víctor Roura, De Largo Aliento, que ofrece una entrevista con Ruy Pérez Tamayo y un texto sobre el recién fallecido Luis Villoro, otros sobre María Félix y Elena Poniatowska, un ensayo de Sergio Raúl López sobre los 25 años del Conaculta, otro de Patricia García Banda en torno a los 175 años de la fotografía y uno más, excelente, de Adolfo Castañón acerca de Gabriel Zaid, artículos sobre huapangueros, jazzistas y roqueros, y entre otros, una entrevista de Daniel Cisneros con esa leyenda de los medios que es el gran Jorge Saldaña. La publicación se vende en las librerías del sur del DF.

Breviario…

Por su libro Campo de guerra, a Sergio González Rodríguez le fue concedido el premio Anagrama de Ensayo, del que ya había sido finalista en 1992 con El centauro en el paisaje. El sello editorial que otorga esta distinción es el mismo que le ha publicado a Sergio obras como Huesos en el desierto y El hombre sin cabeza. ¡Felicidades! @@@ ¿De veras las Reinas Chulas representan al teatro mexicano? ¿Su nivel justifica que el Fonca les pague una gira por Europa? ¿Pesadilla en la calle de Tenochtitlán (con acento) es una pieza escénica de excelencia? ¿Hay razones válidas para gastar así el dinero de los contribuyentes o se trata de un favorcito, de influencias o presiones inconfesables, de recomendaditas por algún periódico?

www.republicadelasletras.com / hum_mus@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios