El Nacional Monte de Piedad debe aclarar un “escandaloso caso de fraude”.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 07/04/2014 00:00
El Nacional Monte de Piedad debe aclarar un “escandaloso caso de fraude”.

En defensa de Tres Picos

Desde el correo electrónico de Carlos Gruber, escribe a esta columna “un grupo de vecinos de Polanco” que está en contra de que a la calle Tres Picos se le imponga el nombre de Octavio Paz. “Entendemos la trascendencia del ilustre poeta, ensayista y escritor” y “agradecemos el hecho de que nuestra calle sea honrada con la preferencia para poseer este distintivo”; pero “no estamos de acuerdo en la tramitología que se tiene que llevar a cabo, desde el cambio de documentación de personas físicas como morales” que habitan en esta vía, y “consideramos un agravio a otra gran personalidad que tuvo su sede en esta misma calle, David Alfaro Siqueiros”, en lo que hoy es la Sala de Arte Público que lleva su nombre. “Lo que nos duele a los ciudadanos que convivimos ahí es la negligencia que nuestras autoridades tienen. Olvidan que sabemos las artimañas para llevar a cabo sus ‘consultas ciudadanas’, y eso nos da miedo… ¿Cómo teniendo tantos recintos para conmemorar a la celebridad que es Paz, como la Torre del Reloj en Poe, o el Museo del Escritor que inauguró la administración pasada, no se haya puesto ni siquiera un ramo de flores o siquiera se tenga la atención a ese recinto donde se alberga el acervo de más de un creador literario?”

Fraude del Monte de Piedad

El escultor Enrique Altamirano quería tener con él una réplica de La piedad, la celebérrima obra de Miguel Ángel. Fue a la casa matriz del Nacional Monte de Piedad el 25 de marzo y adquirió la figura por 20 mil 300 pesos, por supuesto, en tamaño menor al original. Se la vendió un tal René Zarco Cortés como si fuera de alabastro, pero resultó que era de una triste resina que se raya incluso con las uñas. Era evidentemente un fraude y Altamirano reclamó, pero le respondieron que no era problema del NMP, sino de los proveedores y que el quejoso, siendo escultor, debía saber que aquello que el Monte anuncia como de alabastro es de un material deleznable, como si la institución prestara dinero sobre prendas sin valor. El artista timado presentó su denuncia ante el Ministerio Público CUH6-Victoria, Centro, a cargo de la licenciada Angélica Zenaida Carranza Serrano, donde funge como oficial secretario la también licenciada Amparo Ivonne Valdés Feregrino. Ellas tienen en sus manos un escandaloso caso de fraude, uno más en la negra historia de esa firma de la que es director Javier de la Calle Pardo, quien —suponemos— hará todo lo necesario para deslindar a la institución de sinvergüenzadas como la que aquí mencionamos. Volveremos sobre este asunto.

Poesía de Aura Rostand

Publicado por el Banco Central de Nicaragua, el año pasado apareció Huerto cerrado, libro que reúne —suponemos que parcialmente— la poesía de Aura Rostand, compilada y anotada por Helena Ramos, quien nos recuerda que el nombre original de la poeta era María Selva Escoto (en realidad María de la Selva Escoto, pues era hermana de Rogerio de la Selva, quien fuera secretario particular del presidente Miguel Alemán, y de Salomón de la Selva, escritor y diplomático). María, educadora y primera nicaragüense en ocupar un cargo diplomático, como poeta adoptó el nombre de Aura Rostand. En los años 30 se estableció en México, colaboró en revistas como Hoy, Nosotros y Así, condujo un programa de radio y fue durante varios años una de las musas del legendario Café París. Helena Ramos ha reunido por primera vez la producción lírica de María, por lo menos lo que ha podido encontrar, pues creemos que en México debe andar una buena cantidad de poemas sueltos. De cualquier modo, hay que celebrar que se recuerde a tan notable nicaragüense y mexicana.

Ciudadanos (atrapados) en Red

Ciudadanos en Red, publicación de internet generalmente interesante, en su edición del 3 de abril publica un largo rollo dedicado a Octavio Paz y firmado por Óscar Campos, quien para abrir boca dice que “hace 100 años nació el máximo escritor mexicano” (Juan Rulfo nació en 1918 y es el único mexicano que figura entre los mejores cien escritores de la literatura universal, de acuerdo con una encuesta de la UNESCO, y Sor Juana o Alarcón no cantaban mal las rancheras). Don Óscar, confianzudote, le cuelga a Paz el cursilón remoquete de “corazón de la idiosincracia nacional” (el señor Campos ignora que idiosincrasia se escribe con ese en la última sílaba) y lo llama “ensayista perfecto” (¿Como Dios o un poco más?). Afirma que el abuelo del poeta se llamaba “Irineo”, lo que no es cierto, pues el nombre de aquel ilustre periodista liberal era Ireneo. Agrega don Óscar Campos que Paz “criticó” a Luis Echeverría. Tal vez, pero fue igualmente su defensor después de la matanza del 10 de junio de 1971. Para el inexacto señor Campos, la revista Vuelta “fue escenario de polémicas famosas como la de Paz y Carlos Monsiváis”, lo que es mentira, pues ese intercambio se produjo en las páginas de Proceso. Termina el frustrado biógrafo del poeta con otro error, cuando dice que la llamada Casa de Alvarado fue sede de la Enciclopedia de México, lo que tampoco es verdad. Está bien que alguien quiera meterse en la nube de incienso que envuelve la memoria de Octavio Paz, pero es recomendable que antes se documente.

Breviario…

Se presentaron en el Centro de las Artes los discos de las óperas Alicia y Antonieta, de Federico Ibarra, y ahí se dijo que en México cada vez hay más y mejores cantantes, pero menos ópera, lo que es muy cierto y condena a los jóvenes aspirantes a cantar en las banquetas, frente a los restaurantes de Polanco o la Condesa. Hacen falta programas que den a esos cantantes una ocupación decorosa y dignamente pagada. Bellas Artes tiene la palabra. @@@ El 10 de abril, a las 19 horas, en la Universidad del Claustro de Sor Juana, será la presentación del número 125 de la revista Blanco Móvil que dirige Eduardo Mosches. Serán presentadores Adriana González Mateos, Laszlo Moussong y Cynthia Pech, con lectura de textos de Francesca Guillén. @@@ Del 13 al 20 de este mes se realizará en el vestíbulo del Auditorio Nacional el octavo Remate de Libros, que organiza el mismo Auditorio con la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y la Cámara Nacional de la Industria Editorial.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red