Fernanda Alió

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 21/01/2014 00:00
Fernanda Alió

He tratado de mantenerme al margen del caso Fernanda Alió y Gerardo Gómez Borbolla porque siempre he dicho que, ante todo, está la integridad de una pequeña. No soy ninguna autoridad ni mucho menos tengo poderes mágicos para saber quién dice la verdad, por eso, como representante de un medio de comunicación, lo único que he hecho, debido a lo delicado del tema, es dar a conocer ambas versiones. Jamás le daría la razón a ninguno de los dos, porque nadie sabe en realidad lo qué sucedió.

He estado pendiente del caso y en contacto con Fernanda; me resultaba doloroso que una mujer pueda estar separada de su hija, pero también Gerardo ha demostrado la desesperación que siente porque puedan sacar del país a su hija. Ayer, en una entrevista realizada por mi equipo a Borbolla, él decía que trató de entregarle a la niña, pero que ella nunca llegó. Pude platicar con Fernanda y me dijo que todo eso era una mentira, que jamás presentaron a la niña en el juzgado. Me confesó que su ex pareja pidió a las autoridades ser llevada junto con su niña al Instituto de la Mujer, a lo que ella por supuesto se negó, pero alega que si ella hubiera visto a la niña, hubiera aceptado lo que fuera. Sin embargo, Gerardo quiso condicionar la entrega de la pequeña y no se ha acatado a lo que dice la autoridad.

Mientras la escuchaba me llegó una llamada de Maricarmen Borbolla, madre de Gerardo, quien me pidió el derecho de réplica. Me dijo que le da mucha pena escuchar tantas mentiras de Fernanda, me invitó a ver un video donde es detenida con violencia, sin ningún derecho, y en el que se muestra a Fernanda gritándole asesina; afirma que han sido perseguidos como delincuentes. Dejó claro que la niña no está secuestrada, que está en perfecto estado de salud, que Fernanda sí tiene muchas cosas que ocultar, pues es precisamente ella quien les ha hecho mucho daño. Aseguró que estaban dispuestos a entregarle a la niña, pero no se la dieron porque vieron a los judiciales que los han perseguido durante todo este tiempo con armas, por lo que no quisieron exponerla.

Siguió mi plática con Borbolla, quien me aseguró llegará hasta donde tenga que llegar para salvaguardar la integridad de su hija. Me dijo que a él le preocupaba que las autoridades no hubiesen hecho una alerta migratoria para que Fernanda no pueda salir del país con su niña. Afortunadamente ya existe, así que en la fecha en la que deba entregar a la niña lo hará, siempre y cuando le garanticen que ella estará bien, pues Fernanda no tiene trabajo y no sabe cómo la mantendrá, pese a que él dará la manutención que la ley le pida.

Hubo un momento donde ambos comenzaron a discutir, exponiendo sus razones y sus verdades: Fernanda pidió que sólo se apeguen a la ley y dijo que no entrará en este tipo de discusiones, Borbolla continuó pidiendo que se investigue a fondo y se haga una inspección de dónde vivirá su hija, de qué va a vivir y si Fernanda tendrá un trabajo digno.

Al cuestionarle, con todo respeto, sobre los rumores que aseguran que Fernanda era prostituta, él respondió que un caballero no tiene memoria, pero que no permitirá que su hija esté expuesta a esas situaciones, y que es una mujer que no está bien de sus facultades mentales.

Me resulta difícil exponer estas cuestiones, porque mientras los escuchaba parecía que esa pareja nunca había estado junta, parecía que no tiene una hija en común, sólo escuché a dos personas dispuestas a sacarse los ojos a costa de lo que sea. No sé quién diga la verdad, lo que sí me
preocupó es ver el video donde la madre de Borbolla es detenida sin ninguna notificación y por sujetos que no iban uniformados.

Comparte esta entrada

Comentarios