Pensar y hacer

Vivimos momentos de cambio y lo que hagamos o dejemos de hacer va a afectar nuestras vidas actuales y a generaciones enteras.

COMPARTIR 
Germán de la Garza Estrada 24/06/2014 00:00
Pensar y hacer

Posiblemente usted, que tiene en sus manos Excélsior o en cualquiera de los formatos en que apareció esta columna hoy por primera vez, se esté preguntando: ¿Otra columna? ¿Germán de la Garza? ¿Viento fresco?

Y sí, la verdad es que ya hay muchas columnas en nuestros medios, mucha gente opinando, muchas formas de difusión de información modernas y tradicionales. ¿Por qué entonces emprender esta aventura en la que, además —me advierten muchos amigos—, me expongo a la crítica, a la furia de “los de abajo”, como llaman a quienes comentan todo en internet (y aparecen en la parte de abajo de las columnas), y al ataque artero?

Bueno, porque creo que también es ésta una forma de aportar al debate constructivo de las ideas y de las propuestas y porque, además, como militante panista, como ciudadano mexicano responsable y como orgulloso promotor del “mejor lugar para vivir”, que es la delegación Benito Juárez en el DF, creo que vivimos momentos de cambio y lo que hagamos o dejemos de hacer va a afectar nuestras vidas actuales y a generaciones enteras.

Como panista, pasamos de la reflexión de lo que sucedió en la elección de 2012 a consolidar nuestra alianza con quienes nos siguen prefiriendo como mejor opción. Pero también a una reconexión con quienes, por las razones que sean, decidieron cambiar.

Igualmente, como panista, después del proceso de elección de presidente nacional, que también fue oportunidad de reflexión, reenfocamos la mira adelante por el beneficio de nuestro país y, claro, de nuestra ciudad.

Como mexicano digo lo que veo: el país está de lleno en una etapa de cambio en la que mi partido ha tenido una participación activa, sancionadora unas veces, propositiva otras. Me he decidido a abonar a la reflexión y a la acción para que esos cambios, desde una óptica panista, en verdad favorezcan a los intereses del ciudadano y no únicamente a los grupos de privilegio.

Nada hay de extraño en esto. Tal es la esencia del PAN. Y uno de los principios con los que estoy comprometido.

Pero esta misión de exponer en público las ideas, es un reto doble para alguien que, como es el caso, ha ejercido funciones de gobierno, ya al frente de la delegación Benito Juárez, ya en la Oficialía Mayor de la Sedesol —por citar mis dos últimos cargos. Lo asumo gustoso y consciente, sabiendo que, por más que hagamos, falta mucho para sentirnos satisfechos. Y no lo estaremos mientras haya problemas de pobreza por resolver o asuntos ciudadanos sin atender, como puede ser para el vecino de Benito Juárez o del Distrito Federal en general.

¿Viento fresco?

Sí. Porque no podemos obtener resultados diferentes si seguimos haciendo las cosas del mismo modo. Esa es la lección número uno de la reflexión. Lo que sigue es dar paso a la participación que aspiro lograr junto con ustedes, con quienes compartiremos la discusión, la propuesta y la capacidad de hacer.

Sólo así justifico mi presencia en este espacio. Y sólo así creo corresponder a la generosidad con que me acogen Excélsior y sus directivos. 

Estoy y estaré a sus órdenes en gerrmandelagarzae@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red