La soberanía michoacana y Fausto Vallejo

Con la mira puesta en las elecciones de 2015, los aspirantes al poder estatal, querían ver caer al gobernador.

COMPARTIR 
Francisco Zea 10/02/2014 01:51
La soberanía michoacana y Fausto Vallejo

Supongo que para todos aquellos interesados en la caída de Fausto Vallejo, con miras a la elección para gobernador, el apoyo del gobierno federal, la inversión de más de 45 mil millones de pesos y la acertada gestión de Alfredo Castillo, debe ser una pésima noticia. Supongo que personajes como Luisa María Calderón, la primera plañidera del estado deben estar de luto, pues su apuesta fue a la caída del gobernador de la entidad.

Reconozco los cataplines de Vallejo, cuando mediante su cuenta de Twitter dijo que no le importaban las críticas, que lo importante eran los michoacanos. Muchos políticos de la entidad lo calificaron de pelele y de haber entregado la soberanía estatal a la federación. Lejos de eso, creo que tuvo el valor de reconocer el problema, de entender que no tenía la capacidad de resolverlo solo y aceptar la ayuda del presidente Peña. Quien, dicho sea de paso, en un acto de apoyo total a Fausto Vallejo tomó acciones y medidas sin precedentes en la historia nacional.

Con la mira puesta en 2015, los aspirantes al poder estatal querían ver caer al gobernador. La mala nueva para ellos es la permanencia y la eficacia de las acciones emprendidas en Michoacán. La permanencia de Vallejo se convirtió en estratégica para el Estado mexicano. Y dejemos de lado lo político: lo verdaderamente importante es que haber dejado solo al gobernador se hubiera convertido en un triunfo del crimen organizado, que con su poder económico iba a incidir de forma determinante en el destino de la entidad.

Pese a todos aquellos que apostaban por el fracaso de su gestión, incluidos algunos “compañeros” del gabinete, Alfredo Castillo ha hecho un trabajo muy eficiente en la entidad. Sería ingenuo pensar que desaparecieron los problemas en el estado, pero sin duda se ha tejido fino políticamente hablando y el fin de semana las autodefensas pudieron entrar en Apatzingán. Lo hicieron desarmados y custodiados por fuerzas federales. Es claro que no se les puede dejar solos, porque de una u otra forma han lastimado los intereses del crimen organizado y corren un riesgo importante. Creo que el país gana mucho incorporando a la legalidad a un grupo de ciudadanos hartos de la delincuencia y hasta el copete de vivir con miedo. Hago votos por que este proceso concluya con éxito y con transparencia y que se pueda verificar a los presuntos interesados y estemos seguros de que su lucha es por la justicia y por sus familias.

Lo que queda totalmente claro es que lo que hoy vive Michoacán no se generó de forma espontánea; son años de olvido y negligencia. ¿Por qué Godoy se sometió seis años a los designios del crimen organizado? ¿Por qué Cárdenas Batel fue omiso, minimizando las graves circunstancias en que la entidad se desarrollaba? ¿Quién contestará estas preguntas? Será muy interesante ver quiénes son los aspirantes al gobierno de la entidad en el proceso del próximo año. ¿Tendrá el PAN la desfachatez de postular a la incómoda hermana? Al tiempo.

Al Senador Jorge Luis Preciado le quiero aclarar que no es a su grupo parlamentario al que debió “ofrecer” disculpas; tampoco al Senado de la República. Debió haber ofrecido disculpas a los mexicanos, a los que pagamos por la nueva sede del Senado; a los que aspiramos a que ese Poder Legislativo trabaje en nuestro beneficio y no que su sede sea confundida con salones Coronado o el restaurante Arroyo. Que sus compañeros lo atacaran era lógico. Los tres chiflados siguen siendo empleados de Calderón y él es empleado de Madero. Pero la desvergüenza de no disculparse con los ciudadanos es intolerable. Limpiarse la cara, corriendo a su vocero, es un acto que manifiesta su cobardía. Fernando Bretón manejó mal la crisis, pero el problema no es él; el asunto es su jefe que se siente virrey.

Este país no va a progresar hasta que los que decidan dedicarse a la política no lo hagan por querer salir de la honrosa medianía que da el servicio público; para convertirse en ricos que compran departamentos de oferta en Rubén Darío. Hasta que aquellos que estén en las cámaras o el gobierno no añoren el poder por el poder mismo, sino que quieran servir a su país. Con vocación y amor. Si nuestros políticos sólo aspiran a dejar de ser jodidos y desconocidos, el futuro del país estará comprometido con el fracaso.

En el estribo.- El coordinador de los diputados priistas en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, ha dicho de forma enfática, respecto a las reformas en materia de telecomunicaciones y sus leyes secundarias, que van a permitir terminar con los monopolios y hacer de México un país más justo y competitivo. Algo que resulta muy dañino es la concentración del ingreso, por la enorme desigualdad que genera. Y ésta, a su vez, genera pobreza y hambre. Así que resulta complejo que alguien se pueda oponer a estas reformas dice Beltrones.

Comparte esta entrada

Comentarios