Obama y la crisis humanitaria

Actualmente hay 31.7 millones de hispan@s en Estados Unidos, de los cuales cerca de 20 millones son de origen mexicano.

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 06/07/2014 01:06
Obama y la crisis humanitaria

La migración entre México y Estados Unidos se ha transformado en un fenómeno social indetenible. A pesar que las bardas se hacen más altas, los operativos de la migra más frecuentes y la tecnología se utiliza con propósitos persecutorios, las leyes de oferta y demanda terminan imponiéndose en búsqueda de mano de obra barata.

Las cifras no mienten. De acuerdo con la Oficina del Censo de nuestro vecino del norte, actualmente hay 31.7 millones de hispan@s en su territorio, 11.7% de la población total, de los cuales cerca de 20 millones son de origen mexicano. El tema de la migración se ha transformado en un reto formidable ante el cual los dos gobiernos, buscan alternativas para “administrar el problema” con resultados muy inferiores a los que exige la realidad.

En estos días, las dos administraciones tratan de construir fórmulas de cooperación para enfrentar la “crisis humanitaria” que se desprende del desplazamiento masivo de menores centroamerican@s y mexican@s que buscan, desesperadamente, alcanzar a sus familiares en distintas regiones de Estados Unidos.

En ese contexto, el presidente Barack Obama señaló el lunes pasado que tomará acciones ejecutivas para arreglar “lo máximo posible” el sistema migratorio de su país, como reacción inmediata al anuncio de que los republicanos en el Congreso se negaran a votar este año la tan ansiada Reforma Migratoria.

En un ambiente envenenado por las próximas elecciones de noviembre, y un año después de que el Senado aprobara su proyecto de Reforma Migratoria, Obama ha subido su tono político al denunciar al presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, quien le comunicó que su partido seguirá bloqueando cualquier votación lo que resta de 2014.

Obama ha enfrentado una relación tormentosa con los republicanos. Por esa razón, el inquilino de la Casa Blanca ha recurrido a acciones ejecutivas ante el estancamiento de sus prioridades legislativas en el Capitolio. Siguiendo esta ruta, que busca eludir los obstáculos de sus adversarios, el demócrata está consciente que tarde o temprano el Congreso aprobará algún tipo de reforma que podría cambiar la vida a millones de residentes que viven en una injusta condición de ilegalidad.

La prisa por actuar por parte del Presidente deriva, en gran medida, de la presión que los gobiernos centroamericanos y el mexicano han puesto en su administración como reacción a la “crisis humanitaria”, creada por más de 50 mil niñ@s de esa región que están llegando a la frontera. El propio Obama ha reconocido que a pesar de que “esos niños no se están colando en el país. Están siendo detenidos, pero el problema es que el sistema está tan roto y es tan poco claro, que la gente no sabe cuáles son sus reglas”.

Implementar cambios migratorios por decreto resulta, desde la perspectiva de Obama, una respuesta urgente a una situación particularmente grave. Esta actitud de desafío a “la muralla” legislativa de los republicanos vendrá acompañada de la solicitud de dos mil millones de dólares adicionales, cuando el Congreso reanude sesiones, con el propósito de aumentar la seguridad en la frontera, así como incrementar el número de jueces migratorios.

Balance

Mientras se desdibuja la posibilidad de un paquete de reformas en el Congreso, el patrón migratorio se ha modificado sustancialmente incluyendo a un número creciente de migrantes vulnerables, tales como repatriados y niñ@s no acompañados, de los cuales, todos los gobiernos de la región deben responsabilizarse para evitar una crisis de mayores proporciones.

Para México y Estados Unidos, la política de atención a l@s migrantes vulnerables tiene que ser más sólida y permanente. Una nueva visión para atajar este problema debe extenderse más allá de los paradigmas tradicionales y proteger de manera especial a un segmento de la población, conformado mayoritariamente por niñ@s, que viven una doble situación de riesgo. Obama ha dado un primer
paso. Aún es muy temprano para saber si en realidad funcionará.

                Twitter:@pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios