Los cinco retos de Madero

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 21/05/2014 03:25
Los cinco retos  de Madero

A pesar de los peores augurios, la elección interna del PAN concluyó con un desenlace anticlimático. Madero se alzó con una cómoda victoria y Cordero aceptó la derrota, renunciando a la impugnación del resultado final. Lo que presagiaba tormenta antes del domingo terminó en un lunes relativamente soleado para la derecha mexicana.

El balance de la elección es positivo en general. Los comicios se desarrollaron sin incidentes mayores y el conflicto poselectoral fue nulo, gracias a la actitud prudente de los dos competidores. Muchos opinadores se quedaron con ganas de ver “sangre” en la arena blanquiazul y, a la postre, el partido tiene ya una nueva dirigencia, producto de un proceso democrático.

Habiendo dejado el proceso electoral atrás, Gustavo Madero tiene una serie de retos inaplazables que atender en el futuro cercano. Destacan cinco tareas:

1. Construir la unidad interna.- Madero ganó con una mayoría que le permitió asegurar su reelección, pero que será insuficiente para generar los consensos internos necesarios para garantizar un partido unido y eficaz. Cordero requerirá de muestras efectivas de inclusión política que le permitan sumarse al nuevo presidente del partido, y con ello ofrecer votos y voluntades tanto en la aprobación de las reformas como en la selección de candidatos locales.

2. Mantener el rol estratégico en la legislación secundaria.- La audacia de Madero facilitó la participación del PAN en el Pacto por México. El partido ha sido un socio estratégico del presidente Peña Nieto. Ante el rechazo manifiesto del PRD en la legislación que viene en telecomunicaciones y energía, la derecha será crucial para completar la legislación pendiente. Madero sabe que su alianza con el partido en el gobierno es vital para avanzar los próximos tres meses.

3. Preparar la estructura electoral para 2014, 2015 y 2016.- Este año habrá elecciones ordinarias en Coahuila y Nayarit. Sin embargo, lo fuerte del calendario electoral para los próximos años se desarrollará en 2015 y 2016, cuando se lleven a cabo elecciones en 28 estados de la República, en 20 de ellos se elegirán al gobernador, a mil 897 presidentes municipales y 931 diputados locales. También se renovará la Cámara de Diputados federal. Esta intensa actividad política requerirá de buen@s candidat@s y de estrategias ganadoras. La gestión y el futuro de Madero dependerán de sus resultados.

4. Renovar la identidad moral del PAN.- La corrupción asociada a los escándalos del gobierno anterior y a los moches legislativos son un “peso muerto” en la gestión del nuevo presidente del PAN. Remontar la idea de que el partido ha perdido su sustento moral será central para construir la próxima candidatura presidencial. La refundación de valores tradicionales del panismo se percibe como un reto formidable donde l@s corrupt@s no deben tener cabida.

5. ¿Alianzas con el PRD?.- Los últimos años trajeron buenos resultados al PAN cuando decidió, de manera pragmática, aliarse con el PRD con propósitos estrictamente electorales. La experiencia de Puebla, Sinaloa y Oaxaca podría reproducirse para el periodo 2014-2016. La gran pregunta reside en determinar si la política de alianzas podría ser llevada a cabo durante la elección presidencial de 2018. El PAN tendrá que decidir si se diferencia de la izquierda o si se mimetiza con sus rivales ideológicos.

BALANCE

Con gran pragmatismo, Gustavo Madero logró vencer en las urnas al calderonismo, representado por Ernesto Cordero. En esta empresa, el PAN utilizó las viejas estrategias de movilización electoral que tanto criticó en el pasado. No obstante, como diría el clásico “haiga sido como haiga sido”, el político chihuahuense se alzó con la victoria y, desde su posición de presidente, conducirá al partido hacia las elecciones intermedias de 2015.

La elección interna ha quedado en el pasado. Madero y Cordero deberán buscar una fórmula de coexistencia que les permita vivir bajo el mismo techo, sin traiciones ni golpes bajos. En México, gracias a la alternancia y la volatilidad de los electores, la unidad interna en los partidos es un requisito indispensable para poder competir con éxito en un mercado electoral tan fluctuante. El PAN ha sabido sortear su elección interna con eficacia. Ahora el reto será construir una unidad genuina para ganar elecciones. Sin duda, no será fácil.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios