La hora cero del PAN

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 05/03/2014 01:17
La hora cero del PAN

La derrota en la elección presidencial dejó al PAN en una condición crítica. La partida de Calderón se tradujo en un proceso progresivo de división interna y polarización entre dos bandos cada vez más alejados de la disciplina mínima que debería prevalecer en un partido con vocación de gobierno.

El contexto ha sido muy desfavorable. La abrupta separación de Cordero como coordinador del grupo parlamentario en el Senado, y el desprestigio de presuntos actos de corrupción, conocidos como moches, por parte de políticos cercanos a Madero, han generado una atmósfera cargada que se ha enrarecido aún más con escándalos tan delicados como el de la empresa Oceanografía, sujeta a una delicada investigación judicial.

En este marco de turbulencia política y descalificaciones mutuas, las dos corrientes mayoritarias del blanquiazul se enfilan rumbo a una definición en torno a quién llevará las riendas del partido en el proceso electoral de 2015, mismo que resultará estratégico para nueve gubernaturas y la renovación de la Cámara de Diputados.

Josefina Vázquez Mota, exabanderada presidencial, decidió hacerse a un lado en la contienda interna, agotada por su previo fracaso electoral y consciente de que, por las reglas del juego, sus posibilidades de victoria eran muy limitadas.

Después de la derrota de 2012, Madero decidió emanciparse del calderonismo, a través de una operación política audaz y eficaz, que permitió que sus legisladores en el Congreso forjaran una alianza con la propuesta de cambios que encabeza el presidente Peña Nieto. Si bien, Cordero ha sido crítico de la participación de Madero en el Pacto por México, a pesar de la división interna y los agravios personales debe reconocerse que él y sus legisladores leales han acompañado con sus votos la misma agenda reformista.

La elección interna no estará centrada solamente sobre la relación del PAN con el gobierno, aunque ese será un tema central de los debates. Madero significa la consolidación de una corriente independiente al expresidente Calderón, con intereses y estrategia propia. Cordero representa la continuidad política y programática del grupo calderonista, del cual fue un prominente miembro y un convencido colaborador.

Los panistas deberán decidir entre dos proyectos que a primera vista pudieran parecer antagónicos. Sin embargo, la diferencia entre ambos candidatos no se basa en planteamientos ideológicos o programáticos. Lo que distancia a los dos aspirantes tiene que ver más con asuntos de estrategia política, estilo personal y el rol que buscan para el partido en su relación con el PRD y el propio gobierno.

La vocación del PAN como un partido de centro-derecha no está a discusión en este proceso interno. No se perciben grandes diferencias en temas centrales de la agenda económica como lo son las reformas energética o de telecomunicaciones. La disputa está asociada a una dicotomía entre el proyecto pragmático de Madero vis à vis una visión más enraizada en los valores tradicionales que pretende defender Cordero.

BALANCE

Madero ha tenido que procesar, con gran dificultad, una lucha interna estridente y llena de descalificaciones entre senador@s y diputad@s de su propio partido. Villarreal y Preciado se mantienen en sus cargos, a pesar de las críticas frecuentes de sus rivales internos encabezados por Cordero.

El exsecretario de Hacienda ha tenido que remar contracorriente, manteniendo su lealtad al grupo político de Calderón, sin boicotear la agenda de cambios inscrita en el Pacto por México, misma que es coincidente con lo que Cordero siempre defendió como servidor público.

La contienda interna del PAN es un acontecimiento muy relevante no sólo para los panistas. El blanquiazul es un actor fundamental del sistema de partidos. México necesita de un PAN unido y consistente. La política ha separado a los que viven en la misma casa, llevándolos virtualmente a una guerra civil. Será a través de los votos que los militantes definan quién dirige al partido. Ha llegado la hora cero. No hay margen de error.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios