La guerra civil en el PAN

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 15/01/2014 01:36
La guerra civil en el PAN

Una atmósfera enrarecida se respira en todos los rincones de la vida interna del PAN. El viernes pasado se dio a conocer una grabación ilegal en donde el senador Ernesto Cordero le pide al diputado Fernando Rodríguez Doval “hundir” al presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, y al coordinador de los diputados, Luis Alberto Villarreal, al considerarlos “ladrones” y “abusivos”.

El panista Ismael Pérez Ordaz, alcalde de Celaya, Guanajuato, profundizó la crisis interna al ser “balconeado” a través de un audio que desnuda la red de “moches” a cambio de asignaciones presupuestales que implican a diputados del blanquiazul y a empresas de gestoría y constructoras. Días después de darse a conocer esta información, rechazó revelar quién le pidió “moche”, descartando al mismo tiempo la posibilidad de presentar una denuncia penal.

Todo lo anterior ha evidenciado la “guerra sorda y de baja intensidad” que se vive hacia el interior del PAN desde la partida de Felipe Calderón de Los Pinos. Ante el escándalo mediático que se ha desatado, panistas fieles a Madero y Cordero han cruzado acusaciones, dañando de manera profunda la imagen del partido ante los ciudadanos.

El diputado Villalobos, cercano a Luis Alberto Villarreal y al presidente nacional del PAN, ha descalificado al ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, diciendo que el grupo del ex aspirante presidencial sólo busca “influenciar y desestabilizar” la unidad que ha tenido la fracción panista en la Cámara de Diputados, tal y como se hizo en el pasado en el Senado.

En contraste, el senador Javier Lozano, cercano a Cordero, defendió de inmediato a su compañero de bancada, asegurando que el ex encargado de las finanzas nacionales ha hecho una denuncia valiente y que siempre ha estado en contra de las “pillerías”, tanto en el Congreso como en el partido. De igual manera, exigió que el PAN instale una comisión especial para investigar el asunto, con la condición de que en las pesquisas no participe Gustavo Madero.

La división profunda que se ha venido acentuando desde la derrota presidencial de 2012 ha llegado al punto más crítico de los últimos meses, colocando a compañeros de partido en posiciones irreconciliables, circunstancia dramática y contraproducente rumbo al proceso de sucesión que se dará en el PAN en los meses por venir.

En esta columna, desde el 20 de noviembre, señalé que la denuncia presentada por la agrupación “Panistas por México”, integrada por ex gobernadores y ex dirigentes nacionales del partido, en contra del diputado Villarreal debía investigarse por razones de interés público. La realidad nos demuestra que el escándalo mediático no ha derivado ni en investigaciones al interior del partido ni en pesquisas de la autoridad ministerial.

La profunda crisis política y de valores que experimenta el PAN contrasta con su actitud constructiva y definitoria en la aprobación de las reformas que el país experimentó durante 2013. Al partido de Gómez Morin pareciera aplicarle la vieja conseja popular que reza: “Candil de la calle y oscuridad de su casa”.

BALANCE

Cada escándalo de corrupción que no es aclarado contundentemente, lastima de manera irremediable la percepción de los electores sobre los temas públicos. En un país desconfiado, por su historia y abusos de sus gobernantes, está en el interés de todos que un partido tan importante como el PAN resuelva “pacíficamente” su guerra civil, sin que esto signifique impunidad para quienes han quebrantado la ley.

2015 representará, para la oposición, una oportunidad irrepetible para generar contrapesos a la fortaleza política y eficacia que ha demostrado el partido en el gobierno. No obstante, eso no será posible si PAN y PRD continúan en la ruta de la división y la discordia interna. Como diría Churchill: “Sería una gran reforma en la política el que se pudiera extender la cordura con tanta facilidad y tanta rapidez como la locura”. Ojalá que el PAN ajuste cuentas con velocidad y pulcritud. No hacerlo sería una locura.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red