No todo es negativo

Las elecciones han congelado cualquier posibilidad de avance en migración.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 21/08/2014 00:00
No todo es negativo

Analicia Ruiz*

A pesar del impasse que hay en Estados Unidos sobre la reforma migratoria, hay esfuerzos positivos en otros ámbitos que están abriendo camino. En el mes de julio, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, firmó una ley que permite a los inmigrantes indocumentados obtener una tarjeta de identificación municipal, sin necesidad de comprobar residencia legal en el país. Este es un paso innovador que sienta un precedente para las políticas migratorias a nivel estatal y nacional.

La tarjeta de identificación permitirá a los inmigrantes indocumentados tener acceso a servicios, como abrir una cuenta bancaria o rentar una casa, que anteriormente se les dificultaban por falta de prueba de identidad. Estos servicios impactarán de manera positiva en la calidad de vida de los inmigrantes. Otras ciudades en California, Nueva Jersey, Connecticut y Washington DC han adoptado leyes similares.

Estas leyes contrastan con la manera en que la federación y los estados están abordando el tema. 2014 es un año de elecciones en Estados Unidos; el martes 4 de noviembre se elegirán 435 representantes, 33 senadores, 38 gobernadores y 46 congresos locales. Estos procesos electorales han congelado cualquier posibilidad de avance en el tema migratorio, debido a la radicalización en las posturas de los candidatos. La política federal y local se ha orientado a incrementar el número de deportaciones de inmigrantes, razón por la cual el presidente Barack Obama se ganó el apodo de Deporter in Chief, (Jefe de Deportaciones). En los dos periodos de su gobierno se han deportado a más de dos millones de personas, más que en cualquier otra administración anterior. En procesos electorales estatales como el de Arizona, el tema migratorio ha adoptado un papel protagónico, incendiando el debate antiinmigrante, a pesar de que los estados tienen poca injerencia en las decisiones de política migratoria. La crisis en la frontera ha provocado que las iniciativas federales se inclinen por mayor seguridad, más patrullas y acciones punitivas.

La radicalización en el tema, precipitada por las elecciones, deja ver que no se esperan grandes cambios a nivel federal en el corto plazo, aunque con leyes como las de la ciudad de Nueva York se abre la posibilidad de que existan pequeñas acciones a nivel estatal y municipal que mejoren la vida de los inmigrantes. A pesar de que el artículo primero de la Constitución le da primacía a las leyes federales sobre las leyes estatales en temas como el migratorio, ha habido más iniciativas positivas para los inmigrantes a nivel local. Aproximadamente diez estados les han otorgado beneficios en colegiaturas a estudiantes indocumentados; otros estados autorizan obtener permisos de conducir sin tener prueba de residencia legal.

Lo sorprendente en la ley de De Blasio no es la ley en sí, sino la postura mediática que asumió el demócrata frente al tema migratorio. El alcalde ha apelado a su origen italiano como un orgullo y una riqueza personal, y al importante legado que los inmigrantes le han dado a la ciudad, para enviar un mensaje al Congreso sobre lo que se debe hacer en materia de legislación migratoria.

Se espera que después de las elecciones se vuelva a abrir la ventana de oportunidad para que se den los cambios legislativos a nivel federal; sin embargo, el tema se ha complicado, incluso rebasando las ideologías partidistas, por lo que la posibilidad de que se acerque la elección presidencial de 2016 sin avances importantes es muy probable. Si bien se espera que en lo local continúen las mejoras, el verdadero cambio sólo puede darse a nivel federal.

*Profesora de la Escuela de Relaciones Internacionales. Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red