¿NAFTA 2.0?

No son pocas las voces que indican que será superado por el Acuerdo de Asociación Transpacífico.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 20/02/2014 00:00
¿NAFTA 2.0?

Laura Coronado Contreras*

Al cumplirse 20 años de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) y con la reciente celebración de la Cumbre de Líderes de América del Norte en Toluca, resulta conveniente no sólo analizar los beneficios y desventajas que se han obtenido a partir de su implementación sino además, qué es lo que se debe continuar realizando, cómo ampliar las virtudes de dicho compromiso internacional y, en su caso, si es posible –y deseable– una profundización en las relaciones comerciales regionales a partir del mismo.

Con una población de alrededor de 450 millones de habitantes y con un flujo comercial equivalente a dos millones de dólares por minuto, el NAFTA ha significado una gran oportunidad de crecimiento para sus miembros. Efectivamente, han existido grandes controversias (algunas aún sin resolver) para los exportadores de nuestro país, como el embargo atunero y restricciones a productos como el aguacate, jitomate y ciertos dulces mexicanos, el tema de autotransporte fronterizo, entre otros. Sin embargo, como decía el escritor originario de Canadá, Saul Bellow: “Un hombre es tan bueno como aquello que ama”, por lo que nada sería un obstáculo para superar dichas diferencias y perfeccionar las disposiciones del acuerdo si es que sus miembros así lo deciden.

No son pocas las voces que indican que el NAFTA será superado por el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) en cuyas negociaciones participan los miembros de América del Norte. No obstante que dicha alianza pueda ser sumamente provechosa, difícilmente podrá superar el mercado que en su conjunto significan los tres miembros del NAFTA. Por ejemplo, México, Estados Unidos y Canadá son responsables de 28.2% de Producto Bruto Mundial, frente a cifras comparables con Asia que engloba 13 países y Europa con 27 países.

El célebre novelista estadunidense Ernest Hemingway mencionaba que “el mundo es un buen lugar por el que vale la pena luchar” y son muchos los puntos del comercio de la región que podrían ser revalorados y actualizados. El que se pudieran no sólo resolver problemas como el migratorio o de seguridad con Estados Unidos, por ejemplo, sino que se tuviera una adecuada regulación en comercio electrónico, propiedad intelectual o cambio climático, sería sumamente beneficioso para estas naciones. Aunque, indudablemente, una actualización o—incluso, una renegociación del tratado comercial— implicaría un gran esfuerzo político y social de todos los involucrados.

Si bien es cierto que el NAFTA significó una transformación histórica para el país, 20 años después, México se encuentra en otro importante momento de cambio: las recientes reformas muestran un deseo profundo de una mayor y mejor inserción en la comunidad internacional buscando sinergias que promuevan inversión y empleos, pero además, que regresen al país a una posición de liderazgo. Tal es el caso, que temas como la energía y las telecomunicaciones serán trascendentales para el futuro de México y, si así se desea, para toda América del Norte. 

Efectivamente, los lazos de una de las zonas comerciales más grandes son tan importantes que podrán mejorar de manera positiva no sólo el entorno económico, político y social de sus territorios, sino servir para que sus miembros puedan jugar un papel aún más relevante dentro de la comunidad internacional. Como el premio nobel Octavio Paz señalaba: “América no es tanto una tradición que continuar como un futuro que realizar”.

* Profesora de la Escuela de Relaciones Internacionales. Universidad Anáhuac México Norte.   

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red