Sorpresa esperada

Por una semana, la nación estadunidense vivió la esperanza de la aprobación de la reforma migratoria.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 13/02/2014 00:00
Sorpresa esperada

Analicia Ruiz*

Durante una semana, los republicanos hicieron creer a los inmigrantes que existía una esperanza para resolver su situación migratoria en Estados Unidos. Siete días después de haber presentado los principios para la reforma  migratoria, John Boehner, líder de la Cámara de Representantes, anunció que es poco probable que la reforma se apruebe este año. En Washington se había diseminado la idea de que Boehner estaba uniendo fuerzas republicanas para aprobar la reforma, por lo que el anuncio de su cancelación fue una sorpresa inesperada. Para los expertos, el anuncio refrenda la posición dura de los republicanos frente al tema.

En 2013, un grupo de senadores de ambos partidos logró que en el Senado se aprobara una propuesta de ley que posteriormente fue congelada cuando llegó a la Cámara de Representantes. A pesar de que los principios presentados por los republicanos la semana pasada incluían varios similares a la propuesta de 2013, por ejemplo, mayor seguridad en las fronteras, más visas para los trabajadores calificados y permisos para trabajadores temporales, la gran diferencia es que la propuesta de 2013 incluía la posibilidad de que toda la población de indocumentados obtuviera el estatus legal, mientras que la nueva únicamente lo ofrecía a los inmigrantes que entraron de manera ilegal durante su infancia.

Aunque la propuesta de reforma no era muy ambiciosa, presentaba la posibilidad de avanzar un primer acuerdo que podría ser mejorado con el paso del tiempo. El anuncio de Boehner es lo más cerca que Estados Unidos ha estado de lograr un acuerdo en el tema de inmigración en los últimos 30 años.

La reforma migratoria ha sido la gran promesa del presidente Barack Obama durante su segundo mandato. Para los republicanos existe poca motivación en promover una iniciativa de ley que va a construir políticamente al Presidente. Si bien demócratas y republicanos están buscando atraer el voto hispano, al parecer su interés está puesto en la elección presidencial de 2016 y no en la intermedia de este año.

Por lo pronto, los republicanos concluyeron que el desgaste entre conservadores y no conservadores dentro de su partido no es conveniente; es un riesgo que no vale la pena tomar en un año de elecciones. El objetivo republicano es obtener la mayoría de la Cámara de Senadores en 2014. Hoy están diez curules por debajo de los demócratas. Si esto se hace realidad tendrán la posibilidad de controlar el proceso legislativo en vísperas de la siguiente elección presidencial.

El argumento de Boehner para justificar su negativa de introducir la iniciativa en la Cámara de Representantes es la falta de compromiso del presidente Obama, pero en realidad el tema migratorio es altamente mediático y puede incendiar el debate dentro del Partido Republicano y perjudicar la posibilidad de ganar la mayoría en las elecciones intermedias de este año. Para Obama es un revés que lo debilita frente a los votantes y que evidencia su incapacidad de acción frente a los republicanos. Esta debilidad se suma a los ataques constantes que ha recibido la administración en la implementación de las leyes de salud Obamacare y que han tenido un impacto negativo en los niveles de aprobación de la gestión del Presidente.

Por una semana la nación estadunidense vivió la esperanza de la aprobación de la reforma migratoria, lo que causó sorpresa entre la población. Lo que ya no es una sorpresa para nadie es la falta de compromiso de los republicanos hacia los inmigrantes, y su constante oposición a que Obama pueda logar una de sus grandes promesas de campaña.

*Profesora de la Escuela de Relaciones Internacionales. Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red