En España, bendita tierra

La corriente en contra de la monarquía como sistema tiene sus simpatizantes, no sólo en este país, sino en toda Europa.

COMPARTIR 
Félix Cortés Camarillo 03/06/2014 02:20
En España, bendita tierra

En las postrimerías de noviembre de 1975, Juan Carlos de Borbón fue coronado rey de España. En el segundo día de junio de 2014, mediante un comunicado de cuatro líneas, abdicó a la corona. Hoy, el Consejo de Ministros español elabora una ley que formalizará el proceso sucesorio y el interregno terminará este mismo mes, cuando el príncipe de Asturias se convierta formalmente en Felipe VI, rey de España.

Los 39 años transcurridos fueron decisivos para la consolidación de España como un Estado plenamente moderno y democrático. El periodo de transición de un franquismo dictatorial y frecuentemente represivo hasta la sangre tuvo sin duda un protagonista de calidad, el rey. Le acompañaron en esa empresa, nada fácil, personajes como Adolfo Suárez y muchos otros notables. Le acompañó, sin embargo, la entonces impredecible madurez del pueblo español y sus instituciones, así fueran partidos políticos hasta esos tiempos proscritos o francamente perseguidos. Pese a los tropiezos de la economía ibérica y los golpes incesantes al prestigio en la calle de la monarquía, el balance es positivo.

El intento de golpe de Estado de febrero 23, en 1981, fue parteaguas en el que Juan Carlos jugó un papel decisivo, logrando aglutinar la voluntad de los españoles en consolidar los avances democráticos. Ayer, al abdicar, dio nuevamente una muestra de madurez y afán por la sana supervivencia de España.

Las desventuras públicas de Juan Carlos han contribuido al demérito de la monarquía anacrónica, onerosa, ceremonial e impráctica, aun cuando lleve en nuestro tiempo el apellido de parlamentaria y las acotaciones que ésta le marca. Juan Carlos mantuvo persistentemente la fama de coscolino y un tanto irreflexivo. La herida que mantuvo por años su salud en jaque se la infirió en una cuestionada excursión de caza en Botswana, supuestamente coincidente con una aventura amorosa. Peor lesión le causó al prestigio de la Casa Real el hacer del pelotari Iñaki Urdangarín, duque consorte de palma y aún esposo de la infanta Cristina, hermana mayor del próximo rey, acusado de varios y cuantiosos fraudes.

Cuando Francisco Franco decidió que Juan Carlos le sucediera en el poder en España, la popularidad del hoy abdicante era de 10%; llegó a estar en 80%, para llegar después al bajísimo puntaje actual.  La popularidad de su hijo Felipe es aun mayor que la lograda por Juan Carlos. De esta suerte, resulta absurdo plantear que en este momento pudiera existir simpatía firme hacia una transformación radical del modelo de Estado español.

Ciertamente, subsisten rescoldos ardientes del espíritu republicano que no fue apagado por la cruenta Guerra Civil. La corriente en contra de la monarquía como sistema tiene sus simpatizantes, no sólo en España, sino en toda Europa. Pero hoy en día el dilema español no es monarquía o democracia. Casi 40 años de experiencia histórica demuestran que no son excluyentes. España tiene problemas más importantes que resolver, como el separatismo vasco o la crisis económica, como para ocuparse de si es conveniente o no sustituir a un rey por un presidente. Todo tiene su tiempo.

La decisión del “Caudillo por la Gracia de Dios” inició el paso de Juan Carlos de Borbón y Borbón a la historia el 22 de noviembre de 1975: se acababa de dar el “evento sucesorio”, eufemismo para referirse a la muerte de Franco, y comenzaba el más largo reinado de España, con un rey que reina pero no gobierna, comprometido por la ley franquista de sucesión a ser un rey fiel al Movimiento, anticomunista y antiliberal, circunstancia que se fue transformando. El 2 de junio de 2014, el mismo rey que se comprometió a ser rey de todos los españoles ha decidido cerrar ese ciclo histórico. Dará comienzo el periodo de Felipe VI. Casualmente, el primer acto oficial en que coincidirán en el interregno el rey que ya no es, y el que todavía no es investido, será la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red