Félix Cortés Camarillo Árbol caído
        Leña del árbol caído hagan las que me mintieron,         aquellas que cuando tuve, gozaban mis tiempos buenos;         ahora ninguna me busca porque no tengo dinero.        Leña del árbol caído, Los tigres del norteSe tardó un mes Huitzilopochtli en ver caer el cuerpo aún en convulsiones, corazón extraído, rodar por las escaleras de lo que hoy llamamos el Templo Mayor de los aztecas. Los sacerdotes, entonces, se embadurnaban rostro y cabello con la sangre, que dejaban secar hasta que se caía negra y podrida.Ángel Aguirre Rivero anunció finalmente ayer en Chilpancingo su solicitud ...
  • Humanidad, ¿hasta dónde nos vas a llevar?
    En México llegamos a la garantía de los derechos humanos tarde y por la puerta de servicio.
  • Ahorro, la calle en que nos vimos
  • ¡Ay Francisco, no te rajes!
    La Iglesia Católica, su cúpula, ha sido permanentemente reflejo de las diferentes corrientes políticas del mundo.
  • Se va el camión, se va el camión...
  • El vivo al gozo
    Nuestro país tiene esencialmente tres maneras de hacerse de ingresos. Los impuestos, el petróleo o la deuda.
  • Muévelo, muévelo
  • Las cartas de Eufemia
  • América, América
    Nunca nadie tuvo la visión de que precisamente el siglo de Napoleón era el de la emergencia triunfal de América, cuna y residencia de la democracia perfeccionada...
  • Yo soy, el ruletero
    Los taxistas y sus líderes, como lo hicieron antes los de los infames microbuseros de 30 años o más de edad, se arreglaron —de una manera o de la otra que yo sospecho— con don Rufino. Así se pueden pasar por el arco del triunfo las medidas del Hoy No Circula.
  • Soldados de casco azul
    De golpe y porrazo, la Doctrina Estrada que fue columna vertebral de la política exterior mexicana, cuestionable o no, se iba a la basura.
  • Perdón, vida de mi vida
    “Hoy sólo tengo ganas de arrancarme de cuajo el corazón y ponerlo debajo de un zapato”. Eso lo escribió Miguel Hernández...
  • Y tú que te creías…
    Que el tránsito esté bloqueado me molesta pero lo aguanto: es parte del precio que se paga por el ejercicio de las libertades que siempre he defendido, la de expresión en primer lugar.
  • Encrucijada
    Estamos, como en el caso de los titiriteros del Estado Islámico, ante manifestaciones de barbarie, vesania, ferocidad, saña y bestialidad...

Páginas