'No hay lugar'

COMPARTIR 
Federico Döring 24/08/2014 00:06
'No hay lugar'

Manejar en el Distrito Federal sin enloquecer o no morir en el intento es la auténtica prueba chilanga.

Una vez superado el tráfico, el estrés de la prisa de todos, los cafres, el pesero que se cierra, la manifestación de cada día y el bache, cuando parece que es prueba superada, aún queda un último reto que enfrentar, uno que requiere no sólo de la gran pericia del conductor, sino también de que la diosa fortuna no lo abandone, y es encontrar un lugar para estacionarse.

De acuerdo con las cifras oficiales, el parque vehicular en el Distrito Federal representa 10.7% del total nacional. En las actuales condiciones de movilidad, la proyección, según cifras del INEGI y las cámaras de la industria automotriz, para la Ciudad de México es que el parque vehicular seguirá creciendo exponencialmente hasta casi duplicarse en los próximos diez o 15 años.

Abordar de forma integral los espacios dedicados a estacionamientos en la Ciudad de México es una necesidad imperiosa. Más allá de la apuesta de fortalecer el transporte público, en la que sobra decir que todos estamos de acuerdo, debemos prever  y definir ya, a partir de una visión integral de movilidad, qué vamos hacer en materia de sitios para dejar el automóvil.

Los estacionamientos son infraestructura urbana pública o privada que deben regirse por el desarrollo urbano y en consecuencia deben formar parte de la planeación urbana del Distrito Federal.

Ya sea en la vía pública, privados residenciales, privados corporativos o públicos, en centros comerciales; para establecimientos mercantiles o de servicio, representan un gran número de metros cuadrados construidos y en ocasiones de infraestructura ociosa y en consecuencia importantes inversiones que no reditúan.

El grupo parlamentario de Acción Nacional pondrá sobre la mesa la iniciativa de Ley de Estacionamientos para el DF. En términos generales, replanteará el uso de la infraestructura urbana para su mejor aprovechamiento, así como generar alternativas para la infraestructura privada en esta materia en un mismo marco jurídico.

Contempla, además, ordenar la toma de decisiones y delimitar con claridad los alcances de cada una de las autoridades involucradas y eliminar regulaciones complementarias en la materia.

Propone innovadoras figuras como los Estacionamientos de Servicio a Usuarios de Transporte Público, Remotos o Periféricos, con una tarifa máxima por hora equivalente a un viaje promedio en Metrobús y los Estacionamientos para Transporte Personal Alternativo, desde bicicletas, motocicletas, cuatrimotos, triciclos, cualquier vehículo distinto al automóvil. Asimismo, promoverá la utilización de alternativas tecnológicas y de ingeniería para almacenar automóviles.

Se plantea la creación del Fondo para el Transporte del Distrito Federal. Los recursos económicos obtenidos por este fondo se destinarán al fomento, desarrollo, operación, financiamiento e incentivos al uso del transporte público masivo. Los pagos de obligaciones, derechos e impuestos generados por los cajones de estacionamiento se destinarán a dicho fondo, y estaría operado por la Secretaría de Obras y Servicios del DF y supervisado por un consejo consultivo.

La Ley de Estacionamientos que presentaremos en el próximo periodo ordinario de sesiones deberá enriquecerse con todas las visiones; lo único que no puede ocurrir es que algún partido político diga que “no hay lugar” para esta importante iniciativa.

Comparte esta entrada

Comentarios