¿El fin del crecimiento? (I)

Kodak necesitaba y construía mucha más infraestructura que sus herederos digitales Instagram y Facebook...

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 26/06/2014 00:44
¿El fin del crecimiento? (I)

En un texto destinado a originar un importante debate en los círculos mundiales de economistas, financieros y directivos de gobiernos y empresas, Robert Skidelsky formula una pregunta cuya posible respuesta conlleva consecuencias de alcances incalculables: “¿Qué pasaría si las fuentes de crecimiento económico se hubiesen secado —no temporalmente, sino de forma permanente—?”.  Y lo más alarmante es que la pregunta no surge de una descabellada fantasía literaria, sino de argumentos que no resultan fáciles de desestimar. Escribe Skidelsky: “Un fantasma acecha las tesorerías y bancos centrales de Occidente —es el fantasma del estancamiento secular—. ¿Qué pasaría si no se llegase a lograr una recuperación sostenible de la caída económica de los años 2008 a 2013? ¿Qué pasaría si las fuentes de crecimiento económico se hubiesen secado —no temporalmente, sino de forma permanente—? El nuevo pesimismo no surge de los marxistas, quienes siempre han estado en la búsqueda de señales del próximo colapso del capitalismo, sino que proviene del corazón de la élite de los formuladores de políticas: la fuente es Larry Summers, secretario del Tesoro del expresidente de EU Bill Clinton y, en uno u otro momento, economista en jefe de muchas instituciones económicas”.

Tuve el gran privilegio de que Larry Summers fuera mi profesor en 1983, a mi paso por la Universidad de Harvard, de la que años más tarde él llegaría a ser presidente. Aún joven, pero precedido ya por un enorme prestigio, era notable por el rigor de su razonamiento y su sobresaliente capacidad analítica. Me parece por ello necesario examinar con detenimiento y serenidad sus argumentos. Dice Summers que “si la rentabilidad esperada sobre la inversión está en caída, las tasas de interés tienen que caer en la misma medida. Sin embargo, las tasas de interés no pueden caer por debajo de cero (de hecho, pudiesen verse atrapadas por encima de cero si existe una fuerte inclinación a acumular saldos en dinero en efectivo). Esto podría dar lugar a que las expectativas de ganancias caigan por debajo del costo de los préstamos (…) La mayoría de las personas están de acuerdo en que esto podría suceder en el momento que se alcance el punto más profundo de una caída económica. Con el fin de evitar esta posibilidad, a partir de 2008 los bancos centrales comenzaron a inyectar dinero a la economía. La novedad del razonamiento de Summers es la afirmación de que el “estancamiento secular” comenzó 15 a 20 años antes del derrumbe económico. (…) Aquí es donde entra en juego la inversión pública. Teniendo en cuenta que las tasas de interés se encuentran cercanas a cero y que existen trabajadores inactivos es el momento para que el Estado emprenda la reconstrucción de la infraestructura”.

Y agrega Skidelsky: “Los que conocen la historia reconocerán que Summers está reavivando un razonamiento puesto en tapete de discusión por el economista estadunidense Alvin Hansen en el año 1938. Debido a una desaceleración del crecimiento de la población, y por lo tanto una menor “demanda de capital”, Hansen afirmaba que el mundo enfrentaba un problema de “desempleo secular o estructural (…) Hansen pensó que los nuevos inventos iban a requerir menos capital que en el pasado. Esto ahora se ha cumplido en lo que los economistas del MIT, Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee denominan “La segunda era de las máquinas”. Una empresa como Kodak necesitaba y construía mucha más infraestructura que sus herederos digitales Instagram y Facebook —y (por supuesto) empleaba a muchos más trabajadores—. Los inventos del futuro bien pueden llegar a consumir aún menos capital (y trabajo). “A la luz de este escenario ¿Cuáles son las consecuencias para México y para una estrategia de crecimiento cuyo motor son las exportaciones hacia Estados Unidos y Europa? Ese será el tema de la siguiente Metamorfosis.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios