¿Qué hacer ahora?

El reto es incrementar el crecimiento y la ocupación lo suficientemente rápido para frenar la violencia...

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 27/03/2014 01:13
¿Qué hacer ahora?

El sábado 22 de marzo el diario Reforma reportó qué “ México acelera para convertirse en 2015 en el primer (país) vendedor de automóviles a Estados Unidos. Para ello, el inicio de operaciones de las nuevas armadoras en el país será determinante. Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en 2013 los vehículos nacionales se quedaron con 10.6 por ciento del total del mercado estadounidense, que sumó 15.5 millones de autos (incluida la producción local)”. Al mismo tiempo, el Financial Times reporta que Alan Mulally, presidente y CEO de la Ford Motor Company ha dicho que “no podemos seguir metiendo automóviles en las grandes ciudades”. Desde los 1860, el gigante de Detroit ha sido un actor demasiado importante en la conformación de la ciudad contemporánea como para no prestarle atención. De acuerdo con lo indicado, el señor Mulally dijo que “la prioridad de los gobiernos en el futuro será invertir en redes de transporte público para mover a la gente que vivirá en ciudades cada vez más densas, precisamente el patrón de desarrollo urbano que (Ford) combatió con fiereza durante casi un siglo”. Henry Ford se daría vueltas en su tumba al escuchar a su sucesor. Pues Henry Ford “fue un ferviente y entusiasta partidario del proceso de suburbanización”. Mulally está en lo cierto al decir que las grandes ciudades no pueden basar sus políticas de movilidad en el automóvil individual, sencillamente porque el espacio no alcanzará.

Toda esta reflexión es relevante para México porque nos invita a preguntarnos en qué medida es acertado colocar a la expansión de la industria automotriz y sus exportaciones en el eje central de la estrategia de crecimiento económico y desarrollo social del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. A México le resulta cada vez más impostergable retomar una senda de expansión económica que permita en un plazo lo más breve posible incrementar la ocupación productiva y bien remunerada a tasas suficientes para eliminar el subempleo y la pobreza masiva. Esto es urgente sobre todo entre los jóvenes.

El reto es incrementar el crecimiento y la ocupación lo suficientemente rápido para frenar la violencia que el descontento social alimenta ya en Michoacán, Oaxaca y zonas importantes de Guerrero y Chiapas, e impedir que esta dinámica se convierta en un incendio social que socave la estructura institucional de la nación entera.

Quizás es momento oportuno para revisar cuidadosa y certeramente la estrategia de crecimiento y ocupación, primero, y las políticas industrial y educativa, en consecuencia, a fin de evitar la trampa coyuntural de apostar demasiado del porvenir nacional a unas pocas cartas: un sector, una industria, un país de destino de nuestras exportaciones. Diversificar siempre ha sido una receta eficaz y eficiente para el manejo de riesgos. Sobre todo aquellos que no es factible estimar con grados aceptables de precisión. Además del automotriz, hoy por hoy amenazado por las profecías neofordianas de Mulally, y dominada por empresas japonesas y coreanas que, por mucho que encuentren atractivo invertir para establecer plantas en México, se deben a los intereses de accionistas y sindicatos japoneses y coreanos que difícilmente cederán participación de mercado a sus subsidiarias mexicanas, por competitivas que resulten ser.

Esto hace indispensable que los responsables de la estrategia de crecimiento y desarrollo social de México, seguidos por los líderes públicos, sociales y privados de las políticas industrial y educativa, pongan en marcha un amplio ejercicio de reflexión a escala nacional para contestar la pregunta básica: ¿Qué hacer ahora? ¿A qué sectores, además del de automóviles y autopartes orientar los apoyos de fondos públicos a la inversión extranjera directa y la exportación? Las respuestas no son obvias ni triviales. Pero sí centrales para el porvenir de México.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red