Bebederos

COMPARTIR 
Fabiola Guarneros Saavedra 23/02/2014 02:39
Bebederos

El Senado de la República aprobó el pasado jueves una reforma que obliga a las escuelas públicas a instalar bebederos de agua y fija plazos para que hagan lo mismo los planteles escolares privados. Después de otorgarle su respaldo de manera unánime, esta Cámara la turnó a los diputados para su discusión y eventual aprobación.

Señoras y señores, lo que estamos atestiguando es nada menos y nada más que la gestación de los próximos spots con los que los legisladores federales darán cuenta al público de la trascendencia de su labor, considerando que el año próximo habrá elecciones para renovar el Congreso de la Unión y sí, es necesario que la gente sepa lo que nuestros diputados y senadores hacen por nosotros.

Ni exagero ni ironizo. Ya en el pasado desde San Lázaro se atrevieron a difundir anuncios televisivos en los que hacían que niños dijeran preciosidades como ésta: “Quise venir a dar personalmente las gracias a los diputados y diputadas por dar una pensión a mi abuelita”. Otro agradecía un puente, otro la escuela, otro el alumbrado público, y así.

Por supuesto, no desdeño la valiente decisión que tuvieron los diputados el pasado 10 de febrero de, dicho con sus palabras, eliminar la propaganda inútil y utilizar sólo sus tiempos oficiales en radio y televisión para difundir mensajes que sirvan a la ciudadanía, según el anuncio que hizo aquel día el presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Anaya.

Como resultado de un ejercicio de autocrítica (ruborización mediante, supongo), la Cámara de Diputados determinó que ahora difundirá mensajes que cumplan tres requisitos: que contengan información que no conozcan los ciudadanos, que esa información sí sea “útil” y que pueda reportar “beneficios concretos”. Asimismo se buscará que estos lineamientos se vuelvan institucionales y perduren a lo largo de varias legislaturas (Excélsior 10/2/2014).

La obligatoriedad de los bebederos les da a los legisladores una oportunidad de oro para cumplir estas reglas en sus futuras políticas de comunicación social. De veras, lo digo sin ánimo de burla. De entrada, no cuestiono el fondo de la reforma aprobada a la Ley General de Infraestructura Física Educativa para que se establezca como una obligación la oferta suficiente de agua potable para consumo humano en los planteles escolares.

La “utilidad” y el “beneficio concreto” de esta nueva normatividad me parecen obvias: lo que sí es difícil es que ésta sea del conocimiento público. Pasó inadvertida en el momento de su discusión el año pasado como parte de la Reforma Financiera, en la que se impuso como obligación al momento de establecer un gravamen a los refrescos con la finalidad de reducir los niveles de obesidad en el país.

En diciembre, los ojos del país estaban concentrados en la Reforma Energética, lo cual era explicable desde el punto de vista de la agenda informativa, la trascendencia de esa iniciativa y, sobre todo, la guerra propagandística establecida por todos los medios tanto por parte de sus promotores como de sus detractores.

Pero ahora, si los diputados avalan lo aprobado en el Senado, el Presupuesto de Egresos deberá incluir una asignación para proveer de bebederos con suministro de agua potable a todos los planteles públicos del país. Cuando esta loable medida se haga realidad, sí habrá razón para que los niños vayan al Congreso a agradecerles a los legisladores que esta vez les dieron agua para evitar que tomen refrescos y sean más sanos.

De paso, los diputados pueden hacer spots para aprobar que legislaron en favor de que sólo difundan spots útiles. Estoy seguro de que la ciudadanía completa (y no sólo los niños) acudirán en tropel a la Cámara a agradecerles por pensar más allá del beneficio concreto que les brinda a ellos recurrir a esta publicidad (en descargo de San Lázaro, puede decirse que al menos allá promovían sólo lo que en estricto sentido hicieron, a diferencia de la asambleísta capitalina Ariadna Montiel, que tapizó de anuncios espectaculares la ciudad para hacernos saber que es una defensora férrea del petróleo, aun cuando hacerlo no está dentro de sus funciones como diputada local).

Ahora, sería de verdadera utilidad y beneficio concreto que partidos y legisladores cumplieran la tarea más urgente e inmediata de procesar en tiempo y forma las legislaciones secundarias de las trascendentes reformas que aprobaron el año pasado. La falta de cumplimiento en el plazo de las normas referentes a la ley de telecomunicaciones ya se está reflejando en los conflictos de los actores en ese sector. Y eso es tan sólo una probadita de lo que nos espera en materia de competencia económica y petrolera.

Ya que a los legisladores les da por abrevar en los manantiales de la demagogia, deberán hacer mucha saliva para convencernos de que esta vez sí lo harán bien. Necesitarán algo más que spots en la televisión.

MD

La detención de El Chapo Guzmán es, sin duda, un punto más en el marcador del gobierno de Peña Nieto. Sin embargo, aún hay pendientes en materia de justicia: Michoacán sigue siendo un foco rojo por la presencia del crimen organizado, por la violencia que ha generado el grupo o los grupos rivales a los cárteles de El Chapo, los Beltrán o Los Zetas. En Morelos el secuestro y la extorsión son otro pendiente. Esperamos que la detención del hombre al que Forbes le dedicó páginas por su enorme fortuna e influencia, sea la muestra de que el gobierno federal va por todos.

                Twitter: @Fabiguarneros

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red