México de confeti: la dimensión regional de la atonía

Los estados que muestran una especialización en sectores como el automotriz crecieron muy por arriba del promedio nacional.

COMPARTIR 
Ernesto Cervera Gómez 23/03/2014 00:40
México de confeti: la dimensión regional de la atonía

El fin de semana pasado asistí a la reunión anual de los compañeros de la primaria. Es extraordinario poder contar con amigos y amigas de tantos años por tanto tiempo. La reunión resultó un crisol muy interesante de experiencias y diversidad. Fue multicolor (como el confeti) en diversos sentidos: por las fuentes de trabajo de los asistentes, por los lugares en donde viven y, desde luego, por los problemas que enfrentan cada uno de ellos (en México y en el mundo).

Los menos vinieron del extranjero, divididos en dos: los de Estados Unidos y Canadá mostraron optimismo por su situación y la de sus familias (claramente recuperados de la crisis de 2008-2009); los que viven en otras latitudes (América Latina o Europa), franco pesimismo. Sin embargo, la mayor parte de la generación sigue viviendo en México y este grupo (no es sorprendente) expresó, a viva voz, su desencanto por la situación del país, con énfasis en cinco vertientes: la inseguridad, la draconiana Reforma Fiscal, la corrupción, el bajo crecimiento y las escasas oportunidades para sus hijos.

A pesar del promedio de opiniones desfavorables, me sorprendió que un número (no menor) de compañeros expresaran cierto optimismo. La mayor parte de ellos vive en estados del Bajío y del norte del país. Con todo y todo (como dicen mis hijos), para ellos, 2013 no fue un mal año y el inicio de 2014 les pinta bien. Las cifras del INEGI parecen estar de acuerdo con esa afirmación.

En efecto, el año pasado, México mostró un crecimiento magro (1.1%) con una trayectoria de franca desaceleración (en el cuarto trimestre crecimos sólo 0.7%). Sin embargo, en ciertas entidades del país esa no fue la misma historia. Los estados que muestran una especialización en sectores como el automotriz, los servicios de informática y el turismo crecieron muy por arriba del promedio nacional (más de 4%), sosteniendo, por cuarto año consecutivo, una expansión extraordinaria bajo estándares históricos e internacionales. Ese es el caso de Baja California Sur, Nayarit, Aguascalientes, Chihuahua, Quintana Roo, Guanajuato, Jalisco, Baja California y Querétaro.

Por el contrario, en los estados en los que la actividad predominante es la construcción (vivienda o infraestructura), la industria petrolera, las manufacturas no automotrices, el comercio y los servicios, el crecimiento en 2013 fue negativo (claramente en recesión). Los más afectados fueron: Guerrero, Yucatán, Colima, Coahuila, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Chiapas y Campeche. El condimento para los de peor desempeño, aunado a su especialización sectorial, fue la inseguridad, para Michoacán, Tamaulipas y Veracruz.

El inicio de 2014 (con los pocos datos disponibles todavía) presenta también un panorama desalentador para el país en su conjunto, ya que sólo se generaron 147 mil empleos formales en el primer bimestre del año, cifra inferior a los 165 mil de 2013 y a los 213 mil de 2012. Sin embargo, también se pueden observar diferencias sustantivas entre regiones y sectores del país. En sólo cinco entidades (Nuevo León, Sonora, Baja California, Distrito Federal, Guanajuato y Querétaro) se generó más de 50% de los empleos totales. A su vez, en Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Campeche la generación de empleos en enero-febrero fue negativa. La sorpresa sectorial fue la construcción, que mostró su mejor arranque anual en materia de empleo desde 2011.

Como en la mayoría de las discusiones en este país, no hubo una conclusión resolutiva respecto de la situación y la dirección que lleva la economía de México en 2014. Pero la opinión promedio se inclinó hacia el pesimismo. Las buenas noticias en materia de los cambios estructurales realizados en 2013 y la notable estabilidad macrofinanciera de México frente a la incertidumbre internacional no fueron argumentos suficientes para convencer a la mayoría de los asistentes de que México podría crecer al menos 3% este año y 4% o más a partir de 2015.  Sin confianza no hay crecimiento.

                *Director general Grupo de Economistas y Asociados S.C.

                ecg@gea.structura.com.mx

                Twitter: @ernestocerv

Comparte esta entrada

Comentarios