Oceanografía y la mesa abandonada…

COMPARTIR 
Enrique Aranda 16/03/2014 01:15
Oceanografía y la mesa abandonada…

A  juzgar por lo ocurrido en las últimas horas, y de versiones encontradas surgidas de su interior, la decisión de la fracción senatorial de Acción Nacional, el viernes, de dejar la mesa de negociaciones de la legislación secundaria en materia energética podría explicarse más por cuestiones relativas a la vida interna del partido, no ajenas por cierto al proceso de elección de su próxima dirigencia, que por la supuesta salvaguarda del espíritu de la reforma constitucional aprobada.

Y esto porque como si bien su ¿aún? (des)coordinador Jorge Luis Preciado aseguró que tal decisión obedecía a que igual el gobierno y el PRI que el perredismo, incluso, maniobraban para tratar de “diluir o achicar”, vía las reformas o nuevas leyes en proceso, el alcance de la reforma aprobada en diciembre, igual especificó que constituía una respuesta por “el manejo (oficial) de las investigaciones del caso Oceanografía”.

Existe, habría dicho el maderista, “una clara intencionalidad política en la investigación y (el explícito) propósito de hacer daño al panismo” y a algunas de sus figuras.

Y es que, sin duda, la multiplicación de evidencias sobre el directo o indirecto involucramiento de militantes de Acción Nacional, exfuncionarios durante la últimas dos administraciones sexenales, mueven a pensar que la escandalosa corrupción de la empresa liderada por Amado Yáñez y Martín Díaz, no habría sido posible sin la participación, directa o indirecta, insistamos, de personajes importantes en la cúpula del poder...

La inmediata reacción del expresidente Vicente Fox Quesada, deslindándose él mismo y a su familia cercana, a los hijos de su esposa Marta Sahagún, de manera más específica, y la pobre explicación que sobre su involucramiento en el caso pretendió ofrecer el campechano Mario Ávila Lizárraga, vinculado al extinto hombre fuerte durante la primera parte del calderonato, Juan Camilo Mouriño, son apenas un ejemplo de lo podría existir ahí.

Así las cosas, entonces, no parece aventurado decir que la sola posibilidad de que personalidades de uno y otro de los bandos enfrentados ahora en la puja por el control del partido se vean involucrados en el escandaloso caso es tan grande que, incluso, maderistas y calderonistas estarían de acuerdo en tratar de detener el proceso de investigación en marcha... ¡Para no correr el riesgo de que nuevas evidencias de corrupción (al interior del partido) pudieran derivar, inclusive, en el descarrilamiento del proceso electoral interno..!

¿Será?

Asteriscos

*El evidente rezago en el procesamiento y eventual aprobación de la legislación secundaria en materia de telecomunicaciones, energética y/o político-electoral, igual en el Senado que en la Cámara de Diputados, por cierto, comenzó a impactar ya en la percepción sobre el futuro de nuestra economía, como lo evidenciaron esta semana, las revisiones a la baja del pronóstico de crecimiento económico 2014, de instituciones y/o analistas privados. Mal...

Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red