Artritis

COMPARTIR 
Dore Ferriz 30/03/2014 00:16
Artritis

Alrededor de dos millones de personas en México sufren de artritis reumatoide. Una enfermedad inflamatoria crónica que afecta las articulaciones. Manos, rodillas, columna. Surge de una condición  autoinmune que ataca al propio organismo. Su curso es variable. Su decadencia concluye con la deformación de las articulaciones, a grado tal de perder la capacidad de llevar a cabo su función.

El 65% de los casos corresponde a mujeres. Sus dolencias pueden presentarse entre los 25 y los 50 años. Su carácter sólido empeora con la edad. No es específica de ningún grupo étnico ni se asocia especialmente con áreas geográficas o condiciones climáticas.

Entre las opciones de tratamientos, el control de peso está entre los más importantes para cualquier persona con artritis, en especial la osteoartritis. El peso en exceso añade presión en las articulaciones que soportan la carga. Un estudio de la Fundación de la Artritis encontró que la pérdida de peso en las mujeres de media edad y mayores puede, actualmente, disminuir el riesgo de desarrollar osteoartritis en la rodilla. La fundación también recomienda el ejercicio adecuado para mejorar los arcos de movimiento con estiramientos suaves, para mejorar la movilidad de las articulaciones. Ejercicios para fortalecer los músculos estabilizan las coyunturas. La debilidad de los cuÁdriceps es común en pacientes con osteoartritis.

Hay otras terapias útiles para la hinchazón y dolor.

- Calor y frío. Aplicado en el lugar dolorido de la coyuntura por 15 minutos, puede aliviar el dolor. No te vayas a quemar o lastimar la piel. Si tienes mala circulación no uses parches en frío.

- Protección de las coyunturas. Una férula ayuda a que descansen.

-Estimulación eléctrica transcutánea de un nervio (TENS). Un pequeño aparato de TENS envía pulsos eléctricos leves a las puntas de los nervios que están debajo de la piel en áreas dolorosas. TENS parece funcionar al bloquear los mensajeros de dolor del cerebro y al modificar la percepción del dolor.

- Dentro de las drogas antiinflamatorias no esteroides (NSAID) están la aspirina, ibuprofen, naproxen sódico y ketoprofen. Muchos medicamentos para la artritis se pueden adquirir sin receta. Sin embargo, el uso a largo plazo de estos productos nunca debe de hacerse sin la recomendación del doctor. Puedes experimentar efectos secundarios. Molestias estomacales, acidez, diarrea, retención de líquidos. Inflamación del hígado y riñón. Un tipo de droga —COX-2 inhibidores— tiene riesgo reducido de úlceras y sangrado gastrointestinal. La preocupación, enfermedad cardiaca.

Muchos pacientes han decidido apoyarse en la glucosamina para mejorar su condición. Pero se trata de un suplemento que todavía está en pañales. Mejor el colágeno. Ha sido motivo de muchísimos experimentos científicos de belleza y de salud. Esta proteína sí ha sido manoseada y manipulada por varios científicos. Sus resultados han sido tan beneficiosos que siempre descubren que ayuda a algo más. En un principio se creyó que sólo regeneraba las capas superficiales de la piel. Hoy se ha demostrado que también regenera la estructura ósea, los ligamentos, tendones... y de pasada, equilibra la serotonina a nivel cerebral. Con este elemento han logrado revertir Parkinson y Alzheimer. En algunas clínicas ya están haciendo trasplantes de hueso, a partir de una estructura biodegradable y con un elevado contenido de colágeno. Resulta que los huesos se han reconstruido.

Cuando tomes medicamentos es importante que no mezcles diferentes clases de drogas. Hasta los de la gripe pueden contener ingredientes que pueden causar problemas si se toman en combinación con otros. Lee siempre las etiquetas y háblalo primero con tu médico.

La inflamación y el dolor temporal pueden ser dominados antiinflamatorios. Como ven, no está exento de riesgos. Por lo mismo, la investigación científica le ha abierto las puertas a los aspectos nutricionales como medio preventivo.

Comparte esta entrada

Comentarios