Por el sueño de prosperidad común de China y AL

El presidente Xi Jinping realizará del 17 al 23 de julio visitas de Estado a Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba.

COMPARTIR 
Columnista invitado Global 08/07/2014 00:00
Por el sueño de prosperidad común de China y AL

Por Qiu Xiaoqi*
 

El presidente chino Xi Jinping asistirá a la sexta cumbre del BRICS que se celebrará los días 15 y 16 de este mes en Brasil y realizará del 17 al 23 visitas de Estado a Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba. En Brasil, Xi también se reunirá con líderes latinoamericanos y caribeños. Este viaje será el segundo del mandatario chino a América Latina luego de su gira por Trinidad y Tobago, Costa Rica y México el año pasado, y será su primera visita a Sudamérica después de haber asumido la Presidencia del país más poblado del mundo. Esta gira revestirá una gran importancia para el establecimiento y el desarrollo de la asociación de cooperación integral entre China y AL en la nueva época.

El inmenso Océano Pacífico es testigo de la historia de los intercambios amistosos entre China y América Latina. En el siglo XVI, la Nao de China que cruzaba el Pacífico abrió la ruta marítima de la seda, dando inicio a los intercambios entre el país oriental y el nuevo continente. A partir de la década de 1960, la República Popular China estableció sucesivamente relaciones diplomáticas con la mayoría de los países latinoamericanos. Desde aquel entonces las relaciones sino-latinoamericanas han venido fortaleciéndose incesantemente. En particular, entrado el nuevo siglo, los lazos bilaterales se vuelven cada día más estrechos y tienden a registrar un desarrollo agigantado.

Ambas partes se conceden mutuamente la importancia estratégica, como lo han mostrado los intercambios de alto nivel cada vez más frecuentes y la profundización constante de la confianza política mutua. Las dos partes se apoyan mutuamente en los asuntos internacionales y colaboran estrechamente promoviendo conjuntamente la evolución de la correlación de fuerzas en el escenario internacional hacia un punto más equilibrado.   

La cooperación económica y comercial entre ambas partes se ha estrechado aun más. Gracias al impulso del comercio y la inversión, la cooperación práctica bilateral se ha diversificado y ha resultado fructífera. Durante muchos años el comercio bilateral ha mantenido un crecimiento anual superior a 30% en promedio para superar los 260 mil millones de dólares en 2013. Las inversiones chinas en el continente excedieron los 80 mil millones de dólares, siendo China el segundo socio comercial y el principal emisor de inversiones en AL.

Los intercambios culturales y educativos son cada día más dinámicos. La cooperación bilateral en ámbitos como la educación, salud, deportes, turismo y prensa va ampliándose. AL cuenta con 32 Institutos Confucio y diez Aulas Confucio. El primer centro cultural chino se estableció el año pasado en México.

La cooperación transregional entre China y AL está a punto de arrancar. El Foro China-AL se creará y se realizará su primera reunión ministerial. Cabe señalar que se han creado varios mecanismos bilaterales, como el Foro de Ministros de Agricultura de China y AL, el Foro de Políticos Jóvenes y el Foro de Intercambios entre los think tanks. Estos mecanismos de intercambio están funcionando de manera expedita. Además, China es país observador de la Alianza del Pacífico.

Al echar una mirada retrospectiva, podemos ver que las relaciones sino-latinoamericanas han salido airosas de todas las pruebas y que permanecen frescas a pesar de los cambios operados en el escenario internacional. La profunda amistad tradicional y los estrechos vínculos económicos, comerciales y sociales constituyen una sólida base para promover las relaciones bilaterales y potenciar su cooperación en la nueva coyuntura. Al mirar hacia el futuro, China y AL harán esfuerzos incansables para lograr los sueños de  paz, desarrollo y prosperidad.

China y AL construirán juntos el “sueño de paz”. En su historia, China y AL lucharon arduamente por su independencia y autodeterminación. Siendo países en vías de desarrollo, ambas partes aprecian mucho la paz y la estabilidad y dedicarán esfuerzos para defender en conjunto la paz mundial y promover el establecimiento de un nuevo orden internacional pacífico, seguro, democrático e incluyente.

China y AL buscarán el “sueño de desarrollo”. China y los países latinoamericanos sufrieron la pobreza y el atraso y se esforzaron por encontrar caminos de desarrollo que se adaptan a sus propias realidades nacionales. Actualmente las dos partes han apostado por las reformas que serán el motor de su desarrollo. Las economías china y latinoamericana son fuertemente complementarias. China lleva ventajas en cuanto a recursos financieros, tecnologías y mercado, mientras AL tiene ricos recursos naturales, un mercado con gran potencial y una considerable capacidad para albergar empresas. Ambas partes explorarán al máximo potenciales en cooperación, renovarán los modelos de colaboración, profundizarán la integración de sus intereses y compartirán oportunidades de desarrollo.

China y AL tejen el “sueño de intercambio”. China y AL son tierras donde nacieron antiguas civilizaciones. Ambas partes se sienten atraídas por la larga historia y la cultura única de la otra parte. La continuidad y la inclusión de la cultura china y la pluralidad y apertura de la cultura latinoamericana coexisten armoniosamente. Los adelantos científicos y tecnológicos y la mejora en el transporte han facilitado enormemente los intercambios y el conocimiento mutuo entre los pueblos chino y latinoamericano. Las dos partes incrementarán en forma continua sus intercambios de personal, de manera que sus pueblos se conozcan mejor y que la base de opinión pública de las relaciones sino-latinoamericanas se consolide aun más, a fin de que estas relaciones sean un ejemplo a seguir para diferentes civilizaciones que deben aprovecharse mutuamente para lograr la prosperidad común.

Confío en que la nueva gira del presidente Xi Jinping por América Latina servirá para transmitir en mayor medida los afectuosos sentimientos del pueblo chino hacia el latinoamericano, fortalecer la amistad y la cooperación entre ambas partes e imprimir un renovado impulso a las relaciones sino-latinoamericanas.

*Embajador de China en México.

Comparte esta entrada

Comentarios