El centenario de Willy Brandt (I)

Huyó de Alemania a los 19 años, perseguido por la Gestapo, y regresó para convertirse en un personaje querido y respetado como una voz independiente durante la Guerra Fría.

COMPARTIR 
Columnista invitado Global 13/12/2013 00:00
El centenario de Willy Brandt (I)

Para Porfirio Muñoz Ledo.

La escena es el monumento a las víctimas a la entrada de lo que fue el Ghetto de Varsovia, uno de los enclaves más viles de la perversidad humana. La ocasión, la presentación de una ofrenda floral de parte del canciller —jefe de gobierno— del país que perpetró tal infamia. El suceso: el canciller de la entonces resurgente potencia económica e industrial, la República Federal de Alemania, en un gesto de humildad, espontáneo e inesperado, se arrodilla ante el monumento que recuerda a las víctimas que ahí perecieron, lo que después haría en los campos de exterminio. El gesto es de dolor, arrepentimiento e inmensa culpa, o como lo dijo el propio protagonista, “fue algo que hice al faltarme las palabras”.

Lo curioso —e inmenso— es que el hombre que mostró tal humillación ante la memoria de tantos millones de asesinados y en el país al que el suyo le hizo tanto daño, no tenía que hacerlo. Como lo dijo Rudolf Augstein, editor y director del semanario Der Spiegel, “se arrodilló el que no debía en nombre de aquellos que debieron hacerlo y no se atreven”. Willy Brandt, nacido Herbert Frahm —hecho que aprovecharían sus oponentes para rebajarlo a la categoría de bastardo y traidor—, huyó de su patria alemana al ser ya, a sus escasos 19 años, un reconocido militante de una fractura del histórico Partido Socialdemócrata Alemán en su ciudad natal de Lübeck. El joven Frahm adoptó el nombre Brandt como seudónimo de tempranas piezas periodísticas y para escabullirse de la Gestapo.

Willy Brandt abandonó Alemania en marzo de 1933, cuando el régimen de Adolfo Hitler entraba apenas en su segundo mes y no regresaría sino hasta octubre de 1946, como reportero, para cubrir los famosos Juicios de Nuremberg contra los jerarcas nazis capturados y que serían procesados por crímenes contra la humanidad. Durante el tiempo de su exilio se estableció en Noruega, país al que consideraría propio y, cuando los ejércitos alemanes llegaron hasta allá pudo huir a Estocolmo, Suecia, desde donde participó como enlace de la resistencia.

Brandt no participó en la Wehrmacht ni en ninguna otra rama militar alemana durante la guerra. No fue responsable de ninguna acción de guerra ni de apoyo al régimen nazi. Por lo mismo, adversarios como el talentoso, pero belicoso y autodestructivo, Franz Josef Strauss, ícono de la política de Baviera, lo llamó a cuentas con su famosa pregunta de campaña: “¿Y usted qué hacía durante esos 12 años que estuvo fuera de Alemania, Herr Brandt —si ése es su nombre— porque nosotros en Alemania sí lo sabemos?”, aprovechándose de su conocida condición de hijo de madre soltera y exiliado político. En la Alemania de posguerra, fresca de la experiencia xenófoba y conservadora, éstas expresiones eran posibles, increíblemente.

Brandt nunca abjuró de su nacionalidad alemana así haya tenido que adoptar la noruega por la invalidación que el Tercer Reich hizo de su ciudadanía. Supo que su destino era mantenerse y desarrollarse en la acción política de ese país en ruinas y de escasez en contraste con la Escandinavia que abandonaba. Su personalidad, enorme capacidad de trabajo y compromiso con dotar a su patria de un rostro distinto al sumido en la vergüenza de la derrota y los crímenes, hizo que pronto se destacara en la política de la antigua capital, y por décadas ciudad dividida y símbolo de la derrota: Berlín.

Allí se perfiló no sólo como un alcalde capaz y querido, sino como un personaje apreciado y respetado  como una voz independiente durante la Guerra Fría. Enfrentó la intransigencia soviética y alemana oriental y la no poca indiferencia de los aliados occidentales en facilitar la vida de los habitantes de la ciudad ocupada. Aun así, logró negociar con los primeros algunas ventajas para las familias que se habían visto separadas aun antes de la construcción del muro y otros temas que prefigurarían su muy famosa Ostpolitik —política hacia el este— que comenzaría a implementar siendo ministro de Asuntos Exteriores del gobierno de la “Gran Coalición” (1966–1969), y que consolidaría como canciller federal (1969–74).

*Antonio Mondragón fue Secretario Internacional para el Presidente Nacional del PRD y Vicepresidente de la Internacional Socialista Juvenil (IUSY)

Comparte esta entrada

Comentarios