Las abdicaciones

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 21/06/2014 00:35
Las abdicaciones

Lo que en realidad quiso decir el maestro Machado con aquello de que: “Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar”, fue que los ciclos se cumplen, pero la vida tiene que seguir. El caminar debe continuar.

El cierre de estos ciclos marca épocas que influyen en el desarrollo del ciclo siguiente y así sucesivamente.

Hay quienes acaban los ciclos de manera accidentada, otros con satisfacción y sonrisa. Pero todos con una abdicación, que es cierre y destino.

Esta semana tuvimos varias abdicaciones relevantes: La del rey de España Juan Carlos I de Borbón, la de Fausto Vallejo como gobernador de Michoacán y claro, la de la Furia Roja a la corona mundial de futbol.Bueno, lo de La Furia quedó atrás.

Ahora, sólo le llaman La Roja.

Aperitivo: España

Muchos repudian a la monarquía.

No especialmente la de España o Inglaterra, sino la monarquía en general. Resulta lógico y hasta chocante mantener a una familia específica a todo lujo con los impuestos de la población.

El repudio se intensifica, cuando esa población padece penurias económicas, como es el caso del pueblo español que cruza su sexto año de crisis, con una escandalosa tasa de desempleo cercana a 25 por ciento.

No obstante, la figura de un rey dista mucho de ser meramente decorativa, especialmente en el reino de España.

El rey y la institución real es el factor decisivo de unidad e integridad territorial de una España de gran diversidad cultural y nacionalismos de mucho carácter y raíz.

Sus habitantes viven con orgullo regionalismos muy poderosos como el vasco, el catalán o el gallego. Me atrevo a decirles que sin la figura de un rey, quizá España ya se hubiese desintegrado en cuatro o cinco países distintos.

No omito reconocer que en los últimos años, la monarquía española ha sufrido mucho desgaste, ligado a diversos escándalos como el episodio de la cacería de elefantes del rey en plena crisis, o el escándalo de corrupción del yerno real Iñaki Urdangarín.

Sin embargo, según todas las encuestas, el actual monarca Felipe VI goza de buena reputación entre los españoles. Tiene enfrente enormes desafíos, eso sí. Y no pasaron desapercibidos en el primer discurso de su reinado.

Concretamente tres retos muy claros:

En primer lugar la crisis económica. El rey tendrá que realizar esfuerzos extraordinarios de la mano del gobierno español para promover los tan escasos empleos.

Tendrá que encontrar la manera de acercarse a la gente con una mayor solidaridad y sencillez, a efecto de preservar el prestigio de la monarquía.

El segundo eje de las preocupaciones de los españoles gravita alrededor de los nacionalismos. El rey tendrá que echar mano a una especial sensibilidad para mantener la unidad española, dentro de su diversidad. Por eso fue un acierto agradecer la atención a sus palabras en las cuatro lenguas oficiales: el castellano, el euskera (vasco), el catalán y el gallego.

El tercer reto destacado será el de la transparencia y combate a la corrupción. Tras el escándalo Nóos Urdangarín, la monarquía quedó muy lastimada y el sentir general del español es la lejanía de su clase política a golpe de corruptelas y raterías. El flamante rey tendrá que mostrarse ya no digan como un convencido, que se da por descontado, sino como un verdadero paladín de la transparencia.

Olé.

Piatto forte: Michoacán

Para nadie fue sorpresa la renuncia de Fausto Vallejo.

No tenía el control desde el día uno de su gobierno, cuando todos sabían (y padecían) la tiranía del crimen organizado.

Después, su prolongada ausencia permitió que gobernara su exsecretario de gobierno Jesús Reyna (y/o Los Templarios, según se quiera ver), hasta la llegada del poderoso comisionado federal Alfredo Castillo que redujo la figura de Vallejo a un mero testigo de los hechos. Un gobernador que no gobernó. Michoacán es un caso lamentable, pónganse a ver. Qué grado de abandono se ha vivido en aquellas hermosas tierras que los pueblos decidieron tomar las armas.

Agréguenle un gobernador interino que hoy está preso y señalado por ser enlace del crimen organizado, un magisterio que doblega una y otra vez a las autoridades estatales al grado de controlar, cuando se le dé la gana, la tranquilidad de Morelia, su capital y un gobernador enfermo cuyo hijo (de elocuente apodo El Gerber) es acusado de nexos con el crimen. ¡Vaya escena!

Para el gobierno federal y el PRI, Vallejo ya era un lastre difícil de remontar. Y lo seguirá siendo.

Es probable que con la nefasta actuación que el PRI y el PRD han tenido en la entidad (¿quién lo duda?), el PAN tenga posibilidades de acceder al poder en Michoacán de la mano de los michoacanos hartos de tanto trastupije y desatino. Muchos dirán que la senadora Luisa María Calderón podría aspirar, ahora sí, a hacerse de la candidatura. Todos la conocen y fue ella la primera en señalar la penetración del crimen en el gobierno estatal que resultó más que cierta.

No obstante, qué pesará más para el PAN ¿Su eficacia y posibilidades de ganar, o su conocida lejanía con el presidente del PAN Gustavo Madero?

Olé.

Dolce: La Roja

Lo dicho. La Furia Roja no fue más que La Roja  a secas. Y si me apuran, después de los cinco goles que Holanda le obsequió, se quedó en La Rojilla.

Un café carajillo, para el corajillo.

                Twitter:@CiroDi

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red