Sensatez que brilla… por su ausencia

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 22/03/2014 02:44
Sensatez que brilla…  por su ausencia

Decía Abraham Lincoln que el hombre es presa de sus propias iras. Es cierto. Encarnan vergüenzas y complicaciones.

En los altos niveles políticos, la ira o los enojos pocas veces se expresan en gritos y sombrerazos. Cuando eso sucede es que la situación se ha salido completamente de control.

No obstante, la ausencia de los sombrerazos no significa que se encuentren las cosas en su santo juicio.

Simplemente acaban con la necesaria sensatez, que luego brilla… por su ausencia.

Aperitivo: “normalistas” anormales

Recientemente los normalistas de Oaxaca y Michoacán llevaron a cabo protestas que se sitúan un punto debajo de la infamia.

En Oaxaca, no contentos con secuestrar 14 autobuses del transporte urbano, se tomaron la libertad de invadir ¿por qué no? la terminal de autobuses completa.

Fueron entonces cientos de pasajeros varados en Oaxaca, que perdieron sus boletos, sus trayectos, sus objetivos, su dinero, su tiempo en aras de una mala práctica tolerada con una pasmosa pasividad por parte de las autoridades.  ¿Cómo puede tolerarse que se secuestren camiones y se tomen instalaciones estratégicas de un lugar que vive, entre otras cosas, del turismo?

Y para rematar, se paran en gasolinerías y sustraen, sin pagar, la gasolina y el diesel que necesitan “sus” camiones secuestrados.

¿Cómo puede el gobernador Gabino Cué decir que gobierna, cuando los futuros profesores cometen semejantes tropelías?

¿Qué quieren entonces?

Casi nada. Se oponen a los exámenes de oposición y quieren automáticamente una plaza. ¿Pueden ustedes concebir semejante caradura?

En Michoacán, no son menos.

Por si no fueran ya muchos los problemas de aquella entidad, los normalistas, que básicamente exigen lo mismo, pasando por el arco del triunfo a la razón, al mérito, al esfuerzo, a todas esas cosas propias de maestros de verdad, se dan el lujo de bloquear calles, libramientos, centros comerciales e incluso se permitieron detener un camión de conocida marca refresquera y … ¡robar todo su contenido!

La sensatez que brilla… por su ausencia.

Piatto forte : bloquear Twitter en su aniversario

Twitter cumple ocho años. Y no soy de los que piensa que las redes sean la panacea. He visto verdaderos fanáticos de la red social del pajarillo azul.  Sin embargo, debemos de aceptar que Twitter y otras populares redes sociales como Facebook y YouTube han transformado la manera en la que nos comunicamos, así como permitir abrir grandes carreteras de comunicación e información a través de uno de los inventos más poderosos: el internet.

Gracias a este feliz coctel, detener la información es imposible. Detener la expresión de la gente es como intentar detener un tsunami.

Por lo mismo es inconcebible que todavía existan dictadorzuelos que pretendan censurarlos.

Esta semana el primer ministro de Turquía (ni más ni menos), Recep Tayyip Erdogan, se aventó la puntada de gritar, voz en cuello, que “¡Arrancaremos Twitter y demás redes de raíz!”, (sic). “¡No me importa lo que la comunidad internacional pueda decir!”, se escucharon sus alaridos en un mitin de la localidad turca de Bursa.  ¿Qué diablos le pasa al primer ministro turco? ¿Perdió los estribos? ¿Se le chorrearon los frenos?

No fue una mera ocurrencia. Está determinado a hacerlo, a raíz de una serie de escandalazos en materia de corrupción, que han molestado al señor.

En efecto, la Dirección de Telecomunicaciones del país informó que bloqueó los accesos a esta red en el país, por orden de la Fiscalía de Estambul.

¿Y así quiere Erdogan entrar a la Unión Europea? Por supuesto que con ello ha conseguido el repudio generalizado, empezando por los propios turcos.

Lo más paradójico es  que su arenga también la trasmitió…  por Twitter.

Sensatez que brilla… por su ausencia.

Dolce: el tren de la ausencia

¿Qué significa aquella crítica de ICA en el sentido de que suspender el servicio de la Línea 12 del Metro fue una decisión política?

¿Pues qué querían que
hiciera el jefe de Gobierno
 Miguel Ángel Mancera?

¿Esperar a que existiera el primer muerto?

¿Qué gobernante responsable dejaría que la línea siguiera su curso, cuando tiene sobre sus escritorio documentos de expertos internacionales que advierten sobre el riesgo? ¿Quién?

Tren de la ausencia…
de sensatez. ¡Más café!

                Twitter: @CiroDi

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red