Perspectivas 2014

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 11/01/2014 00:47
Perspectivas 2014

En contraste con las heladas, la incertidumbre hierve.

Ciertamente 2013 fue un año agitado y hoy las preguntas con las que me encuentro no sólo gravitan alrededor de tratar de entender qué fue lo que pasó, sino qué va a pasar.

Es entendible un mayor grado de incertidumbre que de costumbre, ya que hay una cierta polarización, en donde un sector de la población lo ve todo inmejorable y otro lo ve todo inmanejable.

Aperitivo: la economía y las reformas

Frente al debate, los hechos. ¿Nos fue bien o mal en 2013? Bueno, si la perspectiva era crecer 3.5 y tuvimos que ajustar tres veces a la baja para un crecimiento de uno por ciento, pues no nos fue precisamente bien.

Hoy, para las autoridades hacendarías del país, la expectativa de crecimiento es de 3.9 por ciento.

Es al menos mayor que la de potencias industrializadas como Estados Unidos o economías emergentes como Brasil.

¿Qué podría ser distinto para no terminar en el mismo fiasco que el año pasado? Las reformas aprobadas podrían dar oxígeno a la magra economía sólo si las leyes secundarias que las instrumenten potencian su alcance.

De nada sirve acordar grandes transformaciones, si en las reglas que establezcan las condiciones para realizarlas limita la posibilidad de operar las transformaciones. En ese sentido, la mayor apuesta de reactivar el crecimiento recae en la Reforma Energética. Desde luego, todo depende de las leyes secundarias.

El punto medular estará concentrado en las reglas sobre las que se darán las licencias de explotación de hidrocarburos y los contratos.

De acuerdo con quienes toman las decisiones, estas leyes secundarias estarán listas en febrero y así sabremos el alcance. Contra ello, está el impacto en materia impositiva.

Elevar impuestos en plena desaceleración económica mundial, no parece lo más prudente si lo que se busca es justamente lo contrario: dinamizar la economía para que haya más liquidez, más compra, más venta, más recursos, inversiones y, por lo tanto, empleo.

Es entendible y desde luego deseable que se busque recaudar más, para depender menos de los ingresos petroleros.

No obstante, los expertos  esperaban más medidas para simplificar el intrincado sistema, volverlo más fácil  y con  ello ampliar la base gravable, apelando al consumo en lugar de la renta y fiscalización.

Piatto forte: la política y la seguridad

En materia política hay que esperar primero la reforma del DF que estará lista en febrero, en virtud de que está prácticamente planchada. Sólo faltaría definir su entrada en vigor, si es en 2015 o 2018.

No perdamos de vista los derroteros de la Reforma Política, que no acaba de aterrizar.

Aquí la situación podría ponerse crítica, pues el tiempo ya está peligrosamente encima.

Los comicios federales de 2015 arrancan formalmente en octubre de este año y no hay todavía leyes secundarias que solventen la gran cantidad de ambigüedades legales que todavía hay en este tema.

Tenemos a un IFE moribundo que opera en básicos, otra institución (INE) que no acaba de nacer y no se desaparecieron a los institutos locales.

¿Para qué entonces se creó otra institución? Sepa la bola. ¿No se estarán atropellando en funciones? Seguramente, aunque no lo sabremos hasta que vengan las leyes secundarias. ¿Y qué esperan?  Bueno, pues el periodo de sesiones acaba en abril.

En sólo cuatro meses tendrán que: salir las leyes secundarias, digerirlas, salir con un nuevo Cofipe, que el IFE instrumente una transición sin sobresaltos, crear el INE, coordinarlo con los institutos locales...

¡Y todavía ni siquiera se aprueba la reforma en los 16 congresos de la República!

El riesgo de que se nos pasen los plazos es relevante, ya que se podría poner en riesgo la elección federal de 2015.

Ensalada: en el ámbito partidista, los remolinos estarán gravitando por un lado alrededor del cambio de dirigencia  en el PRD y el PAN. Serán dos procesos accidentados, en virtud de que se trata de partidos... bien partidos. En el PRD, empieza la efervescencia en las tribus, y cuando la temperatura se eleve, el pronóstico será reservado.

En el PAN, la ruta está trazada: trátese de un choque de trenes entre la gente del senador  Cordero y  de Gustavo Madero. El factor que podría atemperar este choque de trenes sería el de la candidatura emergente de Vázquez Mota que, de seguir en la indefinición por más tiempo, podría diluirse.

Del lado del PRI y el gobierno federal  esperamos los primeros reacomodos en el gabinete que apuntan a la SEP y la PGR. El tricolor tratará de dar respiración artificial al Pacto por México. Nada fácil. Será revivir un muerto.

Dolce: la seguridad

Sin pestañear, los mayores retos en materia de seguridad para 2014 serán: el secuestro y los llamados grupos de autodefensa.

El secuestro siempre  ha sido el delito más lesivo para la sociedad. La situación es que ha repuntado, y ya está en el radar de las autoridades.

El desafío más complejo será el de las autodefensas.

Entre otras cosas, porque cualquier grupo armado en un país, contiene aparejados riesgos enormes que pasan desde las esferas del narcotráfico.

Son complejos porque además no se sabe quiénes están detrás de estos grupos, para quiénes trabajan y encima, retratan la falta de la presencia del Estado, poniendo en ridículo a las autoridades locales.

En éste y en cualquier país no debe haber más grupo armado que el Ejército y las fuerzas del orden. Punto.

Más café, pero con chocolate, para endulzarnos la vida.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red