Tepocatas, alimañas y víboras prietas

COMPARTIR 
Armando Román Zozaya 12/03/2014 01:42
Tepocatas, alimañas y víboras prietas

Cuando era candidato a la Presidencia de la República, Vicente Fox no paraba de decir que, si llegaba a Los Pinos, sacaría de ahí a todas las “tepocatas, alimañas y víboras prietas”. Esa era su forma de expresar que, de ser Presidente, se encargaría de acabar con la corrupción y llevar ante la justicia a políticos que, durante la era priista, se habían enriquecido de manera ilícita. Incluso tenía una frase favorita para referirse a esos políticos: peces gordos.

¿Usted se acuerda, amigo lector, de algún pez gordo que haya pisado la cárcel o, por lo menos, haya sido sujeto a proceso alguno durante la Presidencia de Fox? Yo, la verdad, no.  Lo que sí recuerdo es que, cuando llegó al poder Felipe Calderón, él mismo dijo que su gobierno sería uno de “manos limpias,” es decir, honrado, honesto, transparente y alejado de corruptelas, así como de “mano dura” en contra de la delincuencia.

Bueno, pues resulta que, durante los 12 años que el PAN estuvo en el Ejecutivo no fueron eliminadas las tepocatas, las víboras prietas ni las alimañas. Tampoco se hicieron las cosas con “las manos limpias”. Por ejemplo, ahora sabemos que la empresa Oceanografía se benefició de la deshonestidad y/o de la incompetencia de los funcionarios designados por el gobierno calderonista en áreas estratégicas de Pemex. Sabemos también que personajes como los hermanos Bribiesca y César Nava tienen mucho, pero mucho, por explicar. De igual manera, nos ha quedado claro que, con relación a lo que fue el eje rector de su gobierno (la seguridad), Felipe Calderón nos mintió abiertamente: nos dijo que El Chayo había sido abatido por fuerzas de seguridad. Sin embargo, no fue así: el líder Templario no murió cuando la administración calderonista nos dijo que había fallecido.

Si dicha administración no nos mintió abiertamente con relación a El Chayo, por lo menos sí se comportó de manera irresponsable y nada profesional. Dicho sea de paso, si sobre Nazario Moreno no se habló con la verdad, ¿qué otras cosas fueron distorsionadas, exageradas, ocultadas o, incluso, inventadas por Calderón y/o su equipo de trabajo?

Lo bueno es que ellos, es decir, el PAN, sí eran honestos, sí se asegurarían de acabar con la corrupción, sí harían las cosas muy bien. Si no, ¡imagínese todo lo que hubieran hecho o dejado de hacer, estimado lector, y en qué condiciones estaría el país actualmente! Vamos, es incluso el colmo que tuvo que ser un gobierno priista el que pusiera en la cárcel a Elba Esther Gordillo, el que desenmascarara a Oceanografía, el que esté teniendo que poner orden en Michoacán, etcétera. A este paso, al rato va a resultar que las tepocatas y peces gordos no eran verde, blanco y rojo sino azules. Resultará también que la guarida de todas estas alimañas no estaba en Insurgentes Norte sino en la Colonia del Valle.

Al igual que muchos otros mexicanos, cuando ganó Fox, yo estaba contento. No era ni soy panista, pero estaba convencido de que la salida del PRI de la Presidencia representaba un paso muy positivo para el país. Sigo pensando que la transición a nivel presidencial era indispensable, sin embargo, está claro que no nos condujo muy lejos en términos de combate a la corrupción y tampoco nos ayudó a deshacernos de las tepocatas y las víboras prietas. Mucho menos resultó en gobiernos de “manos limpias”.

Aunque falta muchísimo por hacer, el gobierno de Peña Nieto está teniendo aciertos  en la lucha contra el crimen y contra las corruptelas. Es hasta cierto punto paradójico que sea el PRI, y no haya sido el PAN, el partido que esté actuando de tal manera. Esto no significa que la administración actual sea una maravilla, pero, sí quiere decir que está dando más de lo que muchos esperábamos. También quiere decir que, con los panistas, no sólo no desaparecieron las tepocatas, las alimañas y las víboras prietas sino que se vieron reforzadas; ojalá que, quienes tengan responsabilidad al respecto, se vean la cara con la ley pronto: urge.

                Twitter: @aromanzozaya

Comparte esta entrada

Comentarios