Vida con V de virtual

¿Les he dicho que odio los jueguitos de FB? Para quien no lo sabía, ¡los odio!

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 14/05/2014 00:00
Vida con V de virtual

Cuando pienso que ya no tengo nada más por qué sorprenderme, aparece algo que me deja boquiabierta. Y no es como que yo me quede con la boca abierta fácilmente.

¿Les he dicho que odio los jueguitos de FB? Para quien no lo sabía, ¡los odio! Odio el Candy Crush , el Whatever Saga, el Kill The Idiot, lo que sea que tenga que ser jugado por medio de FB lo odio, no solamente porque son juegos que idiotizan a la gente y los hacen más smartphonedependientes de lo que ya son, sino porque diario, gracias a que mi nombre empieza con A, me llegan decenas de solicitudes que daría mi pompa derecha con tal de bloquearlas.

Hoy, mi límite llegó cuando me cayó una invitación a participar en un juego en el que la monita tiene que encontrar el amor de su vida para empezar una familia. De eso se trata el juego: de encontrar con quién casar a tu muñequita y embarazarla cuantas veces quieras.

¡WTF! (y, por favor, señores que odian el spanglish y no encuentran lo gracioso en ello, dejen de revolcarse de la rabia y busquen un jueguito en donde puedan encontrar un lugar donde cool down ;), ¿cómo por qué me va a interesar entrar a un juego que jugué en la vida real y por el cual terminé con mi corazoncito roto taaaaaantas veces? ¿Como por qué motivo me voy a meter a la dimensión virtual a buscar nuevamente un amor de la vida con quién tener hijitos si todavía me debato entre tener o no, propios?

¿Qué no les parece que ya pasamos por un camino lo suficientemente largo, cuando de encontrar al amor de la vida se trata, como para empezar de ceros y con el corazón intacto? ¡Ay, no! ¡Qué flojera!

De sólo leer las indicaciones del mentado jueguito la cabeza me hizo combustión espontánea (e instantánea, también). Porque, eso sí, la curiosidad me ataca cuando veo a una mona con cara de señora cargando a un bebé y un mono a su lado que promete un juego divertidísimo. ¿¡Pero quién diseñó tan absoluta tontería!?

Luego pensé que a lo mejor es un buen juego para las jovencitas que todavía no encuentran al amor de su vida y que lo buscarán incesantemente, no importa cuántas veces les rompan su corazoncito. Y vaya que dudo de que en ese juego aparezca el monito patán, el que le pone los cuernos, el que tiene mamitis, el que se va con la amiga, el que te dice “no eres tú, soy yo” y el que te sale con que no quiere nada serio.

Estoy segura de que el juego no explica los escalones de la convivencia ni la dificultad para congeniar tanto con alguien que ambos quieran pasar el resto de la vida el uno con el otro.

Pero, ¿como para qué uno va a querer crear una vida virtual de tal magnitud si con la vida real y sus dramas cupidianos basta?

Ya no saben qué inventarse para atolondrarnos más con esos benditos teléfonos. Ya no saben qué red social nueva sacar ni en dónde atorarnos para hacernos perder más vida real e involucrados en una virtual.

¿De plano tan de flojera se volvió vivir que ya ni al amor se necesita encontrar y con un jueguito basta para tenerlo? Puede que suene extremista, pero es que me escandaliza la complejidad y el trasfondo que con las puntitas de los pies andamos tocando y no nos damos ni cuenta.

No, no quiero jueguitos, no quiero más redes sociales ni vidas virtuales que le quiten tiempo a la mía de verdad.

A ver si más bien se inventan un cementerio virtual en donde podamos enterrar a muchos que en vida ya dejaron de existir.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios