Cirilo hizo ¡PUFF!

Estar en diferentes canales es el pan de cada día de muchas relaciones.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 30/04/2014 00:00
Cirilo hizo ¡PUFF!

Cirila escribe:

“Después de dos años mi novio me dejó. Sólo dijo que las cosas cambiaron y quiere que nos alejemos. Lo conocí en su peor momento y ahora, en su mejor momento, se va.

“Mi sueño era vivir con él, nunca se atrevió a decirme que él no soñaba igual. Me pidió tiempo para pensar las cosas, él tiene 27 y yo 36, mi impresión es que no quiere un compromiso.

“Por más que le pedí que nos diéramos otra oportunidad y le intenté hacer ver que no habíamos luchado lo suficiente, lo duda, sólo dice que lo platicaremos después. Luego, llama solamente para saber cómo estoy. ¡Ayuda!”

Cirila, Cirila, Cirila, te lo voy a decir tan frío como pueda para ahorrarte más dolores de cabeza: No está enamorado de ti.

Las mujeres nos hacemos lavados mentales en los que no sólo nos engañamos sino que nos atormentamos de maneras insospechadas.

Si la que te estuviera contando esto fuera una amiga, ¿qué le dirías? ¿Crees que un hombre con estas características que me mencionas, está enamorado o tiene alguna intención de mejorar las cosas? ¿De veras crees que hay algo que tú puedas decir o hacer que lo haga cambiar sus sentimientos y, de la noche a la mañana, regresar a ti?

La diferencia de edades es bárbara. Tú eres una mujer de 36 años que busca estabilidad y él es un jovencito de 27 que no está soñando con compromisos en el futuro cercano. Desde ahí las cosas están mal; mal para ti porque no vas a obtener lo que deseas y mal para él porque probablemente te quiere, pero no como tú a él y, por eso, se obliga a alejarse.

Estar en diferentes canales es el pan de cada día de muchas relaciones. Digamos que es lo más común y natural del “amor”. Cuando hablas de que estuviste con él en su peor momento y ahora en el mejor, se va, me recuerdas al típico caso de la relación bastón: la que ayuda al otro a superar al ex y luego, cuando lo logra, se enamora de alguien más.

No tengo idea cuál será su peor momento, a qué se deba, pero casi estoy segura de que el estar en su mejor momento es lo que lo hace alejarse de ti. ¿Por qué? ¿Por qué soy tan cruel que te estoy diciendo estas cosas? Porque quiero que abras los ojos y dejes de llorar sobre la leche derramada.

Es completamente normal que cuando nos encontramos vulnerables, sea por lo que sea, nos apoyemos en alguien que no necesariamente durará para siempre. Ese poco o mucho amor nos reconforta, nos hace sentir que no estamos solos en esta vida, pero cuando los dolores pasan y la tranquilidad se recupera, ese sentimiento, si no está bien fundado, puede esfumarse.

Te aconsejo que dejes de pelear contra corriente, que detengas el andarle mendigando amor y queriéndolo convencer de que se tienen que dar otra oportunidad y te des cuenta que nada, ningún argumento posible, lo harán sentir por ti algo que no siente.

¿Duele? ¡Claro que sí! Pero te repondrás, porque nada en esta vida es eterno.

El peor error que cometemos las mujeres es idealizar a los hombres de tal forma que, sin ser realmente candidatos para ser nuestra pareja de verdad, los colocamos en ese lugar y, lo peor, nos lo creemos. Luego queremos que respondan por ese puesto que ocuparon y que, cuando se dan cuenta de que lo ocuparon, quieren desertar.

Intentar convencer a alguien de que esté con uno no sólo es tan horrible como suena sino que nos deja llenas de frustraciones, porque si hay algo a lo que no se le puede obligar a sentir de una u otra manera, es al corazón.

www.twitter.com/AlasdeOrquidea

Annie@TaconesyCorbatas.com

www.taconesycorbatas.com

www.alasdeorquidea.com

www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios