El valiente de los 100 hijos

Ed Houben regala su fértil esperma con el fin de ayudar a parejas y mujeres.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 24/03/2014 00:00
El valiente de los 100 hijos

En Alemania, un hombre tiene 98 hijos. No, no es millonario y mucho menos un mal papá. Este sujeto bien podría ser calificado de enfermo, sin embargo, a mí me parece altruista.

Vivimos en un mundo en el que la posibilidad de no encontrar al hombre de tu vida es latente. Cada vez son más las mujeres que pasan de sus 40 sin tener hijos, no porque no quieran ser mamás, sino porque Cupido les mandó puras flechas de salva. Esto no quiere decir que su deseo por ser madres se extinga con la ausencia del príncipe azul.

Otro caso complejo es el de las parejas lesbianas. Mujeres que aunque se enamoren de otra mujer, igual tienen su reloj biológico funcionando y marcando la hora de ser madres. Las nuevas leyes proadopción ayudan, pero cuando se tiene vientre y con ello la posibilidad de concebir un hijo propio, siempre ganará el deseo de ser madre de tu propia carne.

Por otro lado, ser madre de un esperma de catálogo es un tanto problemático sicológicamente para muchas. En mi caso, cuando era soltera y el camino del amor me marcaba puros desencantos, sopesé la posibilidad de ser madre soltera, por ahí de los 36, cuando se acercara la hora de cerrar la fábrica, si es que ningún Cirilo “elegido” apareciera por el camino. Hum… pensar en escoger al padre de mi chamaco solamente por las características de un panfleto me desmoralizaba.

En mi fantasía de 36 años soltera, tenía una amalgama reducida de posibilidades: escoger un Cirilo cualquiera sólo por su bonita cara y aventarme un “quien vive” esperando quedar fertilizada de un guapísimo italiano incauto… Muy fantasioso.

Otra era escogerlo por catálogo de un montón de hombres con los que fácilmente me podría topar en mi vida, sin saber siquiera que era el padre de mi bebé. Y la última, aceptar la propuesta de mi mejor amigo y hacernos un hijo cuando ambos perdiéramos las esperanzas de encontrar a la persona adecuada.

Hum… pensaba yo mientras cumplía y cumplía años y nada que llegaba “Cirilo especial”.

Hoy, las mujeres alrededor del mundo con mis mismas inquietudes de soltera pueden despreocuparse y buscar a Ed Houben, el alemán que es padre por puro altruismo.

Este hombre regala su fértil —comprobado por 98 veces— esperma con el fin de ayudar a parejas heterosexuales y mujeres homosexuales a concebir. Lo curioso de este plan altruista no es que no cobra ni un solo peso, sino que su condición es hacerlo de la manera convencional, o sea, a la antigüita .

Este hombre tiene relaciones sexuales de vainilla con estas mujeres con el fin de preñarlas y así sumar una foto al marco electrónico de su sala, por donde aparecen las 98 caritas de sus retoños.

Su última descendiente es una niña llamada Madita, su madre, una de las princesas de cuento que se quedó esperando a que el encantador príncipe llegara y, en vista del tremendo retraso —dicen que se le ponchó una herradura al corcel— decidió recurrir a Ed Houben para ser fertilizada.

Este hombre desea encontrar una mujer para hacer su propia familia, pero debido a que Cupido también le ha mandado puras flechitas de fideo, ha enfocado su vida en rescatar a esas princesas a las que no les llegó su príncipe, o a las que, con su príncipe, no logran concebir.

Ed Houben dice que lo que lo inspira es “la ilusión de gente linda por concebir una nueva vida a la que amar y cuidar”.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios