No tod@s somos iguales

Hay unos Cirilos que son unas ratas y otros que son un alma de Dios.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 21/02/2014 00:00
No tod@s somos iguales

¡Cómo me desespera que alguien diga: “todos los hombres son iguales!” ¡Agh! Me parece la peor exclamación del planeta porque lo que sea generalizar en todas sus esferas, es patético.

Una cosa muy diferente es que Cirila escoja a puro c@abrón y otra muy diferente que todos los hombres sean iguales. ¡No lo son!

Y no es que hoy haya amanecido adorando al género contrario, sino que cada que escucho a alguien decir: “¿Y qué más te esperabas? ¡Todos los hombres son iguales!” me dan ganas de darle un vale: “Vale por una terapia de dos años en el sicólogo”, para que se de cuenta que quien generaliza de tal forma a un género no es más que igual a toda la bola de bobas que repiten como merolico esa sentencia.

Ni todos los hombres son iguales ni todas las mujeres somos iguales. Punto. Hay unos Cirilos que son unas ratas panteoneras y otros que son un alma de Dios. No todos los hombres ponen los cuernos, no todos los hombres son patanes, no todos los hombres eructan como cavernícolas frente a su mujer, no todos los hombres prefieren un partido de futbol que convivir con su familia, no todos los hombres son machos ni golpeadores ni atrevidos. No todos los hombres quieren generarle miedo a su pareja ni todos los hombres son unos abusivos, buenos para nada y malgeniados.

No todas las mujeres estamos locas, no todas las mujeres lloran cuando llega una adversidad ni todo es culpa de las hormonas. No todas las mujeres manipulamos a los hombres a nuestro antojo ni somos perras ni andamos buscando al entrenador del gimnasio para meterlo a nuestra cama. No todas las mujeres hacemos dramas ni panchos ni mechoneamos a la amante cuando encontramos a Cirilo con las manos en la masa.

No todos los hombres tienen mamitis ni hermanitis ni amiguitis; no todos dejan sus calzones tirados ni son desacomedidos en la casa, no todos esperan a que los atiendas ni te dejan plantada.

Y es que de veras que me saca de quicio, porque aquellas mujeres y hombres que se llenan la boca diciendo que todos los del género contrario son iguales, son los que son iguales a los que ellos mismos catalogan como iguales. Y lo peor es que intentan convencerte de que, en efecto, todos son iguales.

Ay de ti donde digas “claro que no, mi marido no es como catalogas a los demás” y te hacen burla, te dicen que eres una tonta, que no te das cuenta, pero que ya te verán llorando porque te pusieron los cuernos, o porque te dejaron en la calle por la amante ¡WTF!

Y es ahí, cuando me están agrediendo, cuando están faltando a quien es mi marido, que pienso: “¿Pero qué esta boba no se dará cuenta que el hecho de que ella escoja puro sapo maloliente no quiere decir que yo no haya tenido mejor visión?”.

Por eso les pido, Cirilas del planeta en el que todos los Cirilos son unos c@abrones, que dejen de andar evangelizando al mundo con que los hombres buenos se extinguieron, o se acabaron, o se los llevaron los marcianos.

Porque una cosa sí les digo y es que no sólo me casé con un hombre maravilloso, sino que tengo varias amigas con hombres maravillosos, tengo en mi familia hombres maravillosos, tengo, hasta de vecinos, hombres maravillosos y me parece muy mal que anden queriendo desperdigar su teoría conspirativa, pues eso lo único que confirma es que los “hombre iguales” se consiguen puras “mujeres iguales” y esa es la fórmula perfecta de desastre: Cirilo cavernícola+ Cirila loca.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios