¿Hijos o clones?

La profesión no va en los genes, va en la elección de cada quien.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 04/02/2014 00:07
¿Hijos o clones?

La historia, intentando ser breve, va así: unos conocidos con su hija. Nosotros escuchando cuanta historia tiene la chamaquilla, no por parte de la boca de ella, obvio, siempre cuando los niños cuentan historias son más divertidas, sino por parte de la boca de los papás que estaban a punto de hacerme caer dormida sobre el plato de lentejas.

“¡Mi niña toca el piano divino! Tienen que verla, ¡Susanita! Trae tu pianito mi amor, toca para ellos esa canción tan linda que te sabes”, cabe mencionar que la niña tiene casi cuatro años, a menos que estuviéramos frente a una niña genio, no había forma de que esa chiquita, que no coordinaba ni el caminado, pescara algún acorde.

Entonces llegó Susanita arrastrando su piano Fisher Price y pensé “¡OMG! Esto va a ser una larga tarde”. En efecto, la niña no le pegó a un acorde, sin embargo, me sirvió para confirmar que el amor no sólo es ciego, sino sordo. Los padres de Susanita aplaudieron como si la nueva sinfonía al mejor estilo Mozart hubiera sido compuesta. No estoy en contra de apoyar los novatos talentos infantiles, de lo que sí estoy en contra es que los que no somos sus padres nos tengamos que fletar el camino hacia ello.

Después de fingir y fingir y fingir que estábamos pasándola bomba mientras Susanita hacía ruido con su piano, la mamá de Susanita (que gracias a Dios no sabe que yo escribo esta columna) abrió su boca para decir que segurito su hija iba a ser concertista, lo que ella siempre quiso ser y nunca pudo, automáticamente, el padre, ingeniero civil, dijo: “¡Nah! Eso de hobby, ¿o quieres que la niña se muera de hambre?, Susanita va a ser constructora, como su papá, o arquitecta, para que se quede con el negocio familiar”. Dejé de bostezar y comencé a poner atención, ahí había material de columna.

¡Susanita no tiene ni cuatro años, por amor a Dior! Y el hecho de que con sus manitas le pegue a un piano destartalado no quiere decir que va a ser concertista, sino que ese juguete está hecho para llamar la atención de un niño. Y ¿qué es eso de andarse peleando la profesión de Susanita? Susanita llegará a adulta y podrá decidir qué carajos va a hacer con su vida, porque, les recuerdo queridos padres de familia que se identifican con la historia de Susanita, que sus hijos solamente fueron creados por ustedes, pero eso no los hace suyos para decidir qué vida deberán vivir.

Ahí comienzan los colmos de todos los males. Cuando los padres lo visualizan a uno compensado todas las frustraciones que recolectaron en su propio camino. Cuando el doctor que se quedó en enfermero, pone sus sueños desde el día en que le dijeron que “es un varón” y lo visualizan con una bata de cirujano.

Entonces es cuando los padres, cuando los chamacos intentan vivir su propia vida, se imponen como si en sus manos estuviera la decisión del camino de unos seres individuales que no por darles la vida les pertenecen.

Uno no nace para ser el clon de sus padres, mucho menos para convertirse en quien ellos anhelaron ser algún día y que, ironías de la vida, es por uno que no se lograron convertir en ello. Uno nace para ser uno mismo, para ir detrás de sus propios sueños, no para cumplir expectativas de sus padres.

La profesión no va en los genes, la profesión y los gustos van en la elección de cada quien y, sorpresivamente, son los niños que sus padres han dejado libres los que optan por seguir sus pasos, porque no les imponen que tienen que ser médicos, sino porque desde pequeños vieron la pasión que sus padres imprimían en su trabajo, en su profesión.

Entonces no, si los padres de Susanita me estuvieran leyendo, les diría que se bajaran de esa nube porque muy seguramente ella no será concertista y mucho menos arquitecta, en una de ésas hasta se pone la bata blanca y manda a la fregada el negocio familiar con todo y sus ladrillos.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red