Raíz cuadrada de una fallida educación

Nos preparan para creer que la única forma de vivir es trabajando de sol a sol.

COMPARTIR 
Anna Bolena Meléndez 21/01/2014 00:00
Raíz cuadrada de una fallida educación

El éxito de una persona se predice colgado en una pared con cara de certificados de licenciaturas, maestrías, diplomados, doctorados y demás cartones que para lo único que sirven son para hacer dinero, y eso…

Nuestra sociedad está basada en hacer dinero. Hacer dinero para encontrar una buena mujer a la que le puedas proveer el buen sustento de una familia. Hacer dinero para que no necesites esperar a que llegue el hombre que te tenga que proveer el buen sustento de una familia. Hacer dinero para salir de vacaciones, hacer dinero para adquirir el carro que según los comerciales es el que necesitas para decirle al mundo que eres un fregón. Hacer dinero para uniformarte con todas las mujeres de la oficina que cargan la misma cartera, que ni está tan bonita, pero está de moda.

Haces dinero para comprar la casa de tus sueños, para tener una boda perfecta, con una luna de miel perfecta y para poder traer al mundo hijos que con suerte entren al mejor colegio en donde les van a comenzar a enseñar el complejo arte de hacer dinero. Haces dinero para luego arrebatártelo en un divorcio en el que los niños sufren, pero los papás hacen más dinero.

Ése es el albur de la vida. La educación que nos dan está mal enfocada y a las pruebas me remito ante el hecho de que la mayoría de lo que uno aprende en tantísimos años, no lo aplica ni en 70 por ciento.

Los colegios son una máquina de borreguitos que nos preparan para convertirnos en perfectos capitalistas, consumistas y entregados a un sistema que rara vez saca al pobre de pobre o empobrece al rico.

No nos preparan para vivir la vida, nos preparan para creer que la única forma de vivirla es trabajando de sol a sol para poder alcanzar una jubilación que, en su mayoría, es una suma de dinero que a ningún viejo le alcanza para el primordial fin de “vivir la vejez dignamente”.

No nos enseñan a conocer nuestra tierra ni a fomentar una sana alimentación, no nos enseñan a cuidar nuestro cuerpo, no nos enseñan que lo único que uno tiene que buscar, con el mismo ahínco que busca el dinero, es la felicidad.

Eso sí nos lo enseñan bien: el dinero es la felicidad, y así muchas personas viven infelices, con todo y que tienen una cuenta de dinero que ni sus futuras generaciones podrán gastarse.

No nos enseñan a ser mujeres, ni a ser hombres. No nos enseñan a ser padres, a ser madres, mucho menos a crear un buen matrimonio. Nos dicen que hay que casarnos y hacer una familia para seguir con el rol que toda la humanidad tiene que seguir porque alguna vez alguien dijo que eso era lo correcto. No nos enseñan a lidiar con la ansiedad de la soledad ni a lidiar con la muerte.

No nos inculcan el respeto por los animales ni por la vida misma, no nos inculcan el amor por nuestro cuerpo, por nosotros mismos. No hay una clase para comprender el valor de la autoestima, no hay una preparación para los tiempos de crisis, para la administración de los muchos o pocos recursos. No existe una materia que nos enseñe a lidiar con el desempleo.

Me habría gustado estudiar en un colegio que me dijera que nada es pecado mientras me respete a mí misma y a mi prójimo, no que ensuciara mi sexualidad condenándola al infierno. Me habría gustado que me enseñaran que la belleza es interna y no que mi belleza la debía tapar con unas medias hasta las rodillas y una falda hasta las espinillas. Me habría encantado resolver menos A x B + C y ensuciarme más para aprender a plantar mi propia comida.

La educación, para mi gusto, es obsoleta, de nada sirve saber resolver una raíz cuadrada, si no ten enseñan que lo que sea que quieras ser en la vida, no puede ser enfocarse a conseguir dinero, sino a amar lo que haces, a ser feliz con lo que tengas y a construir una vida llena de vida, de memorias, no dejar de vivir solamente por llenar una cuenta de banco con algo que llamamos patrimonio.

                www.twitter.com/AlasdeOrquidea

                Annie@TaconesyCorbatas.com

                www.taconesycorbatas.com

                www.alasdeorquidea.com

                www.facebook.com/AlasdeOrquidea

Comparte esta entrada

Comentarios