High times

En Estados Unidos se han dado cuenta que la lucha en contra de la mariguana es más dañina que la mariguana misma.

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 28/07/2014 00:00
High times

La ley vigente en EU que prohíbe el consumo de mariguana data de 1970, cuando Richard Nixon era presidente y en el legislativo el senador Thomas Dodd logró su aprobación al sacar un paquete de mariguana que, dijo, había ocasionado tales alucinaciones en un sargento en Vietnam que lo llevó a ordenar un ataque con morteros en contra de sus propias tropas.

Esta historia es parte de un conjunto extenso de artículos titulado High times que estará publicando The New York Times en las próximas semanas a propósito del editorial principal que sacó en primera plana de su edición dominical pidiendo una legalización a nivel nacional de la mariguana.

High times es un editorial histórico para este importante diario y para el tema mismo en EU. Además, estará acompañado de datos, gráficas y encuestas para el público lector con el fin de reforzar el punto de vista del Times: la mariguana no es más dañina que el alcohol o el tabaco y, sin embargo, su prohibición genera efectos negativos en lo social, salud, político y económico.

Al día de hoy en EU, 35 estados y el Distrito de Columbia permiten el uso de mariguana con fines medicinales. Además, 18 estados y el Distrito de Columbia han descriminalizado el consumo de mariguana. Esto significa que alguien que posee pequeñas dosis de mariguana no tiene problemas con la ley. Y dos estados, Colorado y Washington, han legalizado la mariguana con fines recreativos. A ellos se les podrá unir Alaska y Oregon este año.

Esto significa que hoy por hoy, 74% de la población en EU está sujeta a reglas más relajadas sobre el consumo de mariguana. Sólo 26% de los habitantes de EU viven bajo reglas que la prohíben de manera absoluta, como lo mandata el Acta sobre Sustancias Controladas de la FDA.

En esta Acta la mariguana está considerada tan peligrosa como la heroína, el LSD y la bufotenina. Y en contraste la cocaína y las metanfetaminas están listadas un rango más bajo en el grado del daño que pueden causar. En esta primer serie de editorial y artículos el Times propone tres cosas: que la mariguana deje de ser considerada de manera tan absurda en el Acta sobre Sustancias Controladas; que los estados puedan decidir qué tipo de reglas aplicar al consumo, venta y posesión de mariguana y que eventualmente sea legal la mariguana a nivel nacional para mayores de 21 años.

La tendencia hacia la legalización en EU y el mundo es evidente. Los estadunidenses han pasado de ver publicidad en contra del consumo de drogas como una campaña nacional que pedía simplemente decir no (Just say no); a que Bill Clinton admitiera que había probado la mariguana... pero no la había inhalado; y a un Barack Obama que ha dicho que la ha probado e inhalado en muchas ocasiones.

Esto ha sido así, de acuerdo a las encuestas del Pew Center y de Gallup, no porque los estadunidenses sean más liberales ahora, sino porque se han dado cuenta que la lucha en contra de la mariguana es más dañina que la mariguana misma.

La tendencia hacia la legalización es clara. Cuando eso suceda, México evidentemente tendrá que cambiar su política prohibicionista. También se tendrá que replantear la estrategia antinarco, sin duda.

El reto para nuestro país, como ha sido apuntado en este espacio en otras ocasiones, será poder contar con reglas e instituciones fuertes al momento de llevar a cabo las modificaciones. Algo que no sucede ahora ni respecto al consumo de tabaco y alcohol.

                         @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios