Obama, preocupado

Llega para ver con sus propios ojos si el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene una estrategia en materia de seguridad.

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 29/04/2013 00:30
Obama, preocupado

Obama viene a México porque está preocupado.

Sabemos que su agenda de la visita que hará este jueves 2 y viernes 3 de mayo incluye una primera reunión en Palacio Nacional con el presidente Enrique Peña Nieto que abarcará sobre todo temas económicos y comerciales. Algo, poco, en materia de seguridad.

Por la noche, tras haber sostenido un encuentro con universitarios, el Presidente de Estados Unidos sostendrá una cena pequeña en donde se tocará el tema migratorio.

Mientras en México se busca que la estrategia en la relación bilateral no sea todo sobre seguridad y combate al crimen organizado, en EU esto se ha leído como una falta de estrategia en el tema que más les preocupa con el vecino del sur, con México.

Por ello se agendó esta visita de Obama a México. Y por ello se realizó también la visita del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la segunda semana de abril.

Una visita cuya agenda se respetó a pesar de haberse dado la misma semana de los bombazos en Boston, cuando las miradas de las instituciones de seguridad estaban, uno pensaría, volcadas a ese tema y en ningún otro.

Ahí la primera reunión de Osorio fue con Lisa Monaco, responsable para los temas de seguridad interna del equipo del presidente Barack Obama en la Casa Blanca. A partir de esta reunión, prácticamente todas las demás se llevaron a cabo con autoridades del area de seguridad que se iban informando en cadena sobre la reunión previa con el funcionario mexicano para que cada nuevo encuentro arrancara desde lo que ya conocían las autoridades estadunidenses.

Así, Osorio Chong se reunió con Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional. Con el procurador de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, quien estuvo acompañado de Michele Leonhart de la DEA; Robert Mueller del FBI, y Todd Jones de la ATF. También se encontró con el director de la Oficina de Inteligencia Nacional, James Clapper. Y finalmente con John Brennan, director de la Agencia Central de Inteligencia.

El mensaje que quiso dejar en claro el gobierno mexicano es que todo lo relacionado con la seguridad se ve con la Segob y no todo lo relacionado con México es seguridad, en una frontera en la que se dan intercambios de un millón de dólares por hora.

Con estos antecedentes llega Obama para ver con sus propios ojos si el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene una estrategia en materia de seguridad; si sí, ¿cuál? Y para conformar una nueva agenda de cooperación México-Estados Unidos.

En pocas palabras, Obama viene a ver si sus preocupaciones están o no fundadas.

En ese contexto, el reto para el gobierno mexicano será dejar en claro que sí hay un plan y pasar lo más rápido posible a otros temas para mantener el pilar en las relaciones bilaterales, que es bajarle el tono y el volumen al México rojo, bronco y violento.

Veremos quién se impone a quién o, en el mejor de los escenarios, si hay un acuerdo mutuamente satisfactorio tras la visita de Obama a México.

                @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red