Los días D de la salud

El Día D, acontecido hace 70 años y que ortodoxamente debería quedar en el olvido puesto que no se puede considerar el triunfo dado que un conflicto bélico nunca debe de comenzar.

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 08/06/2014 00:00
Los días D  de la salud

SALUD. A nivel mundial el pasado viernes 6 se recordó, que se cumplieron 70 años del llamado Día D en que dio inicio la invasión aliada de Normandía que finalmente terminó con la derrota de los nazis. Ese hecho también trae a la memoria que el siglo XX fue una centuria de paradojas y contrastes, que habiéndose iniciado con optimismo atestiguó y sufrió el Apocalipsis de dos Guerras Mundiales y terminó con un progreso científico inimaginable que nos condujo prácticamente a una nueva civilización; en él concurrieron importantes sucesos. Unos fueron trascendentales para entender la vida del hombre, combatir las enfermedades y prolongar la vida y otros fueron de innegable importancia social para la humanidad. Se gestó, además, la mayor revolución tecnológica de todos los tiempos, que por desfortuna, ya en esta siglo XXI no llega, o no está, al alcance de una amplia porción de la humanidad. De acuerdo con el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 13% de la población mundial no ingiere suficientes calorías, concentrándose la mayoría de los afectados en los países pobres de África, Asia y América Latina. No obstante, la pobreza extrema, la hambruna y las enfermedades que padecen millones de personas, la Comisión Brandt documenta que los gastos militares de sólo la mitad de un día serían suficientes para financiar todo el programa de la OMS para erradicar el paludismo de la faz de la tierra, y que se necesitaría aún menos dinero para vencer la oncocercosis o ceguera de los ríos que todavía enferma a millones de personas del tercer mundo. Enfatiza que con el costo de un reactor de combate se podrían establecer 40 mil farmacias rurales y que con la mitad de 1% de los gastos militares en un año se podrían pagar todo el equipo necesario para ayudar a países escasos en alimentos a aumentar la producción agrícola y aproximarse a la autosuficiencia.

Os recuerdo que el abismo entre países ricos y pobres, lejos de reducirse se agranda cada vez más. En 70 de ellos el ingreso es hoy más bajo que hace 25 años. El ingreso anual medio ha aumentado escasamente un dólar per cápita y los beneficios económicos han sido muy pocos. Las cuartas quintas partes de sus ingresos se gastan en alimentos y existe una de cada dos personas con signos graves de desnutrición; el abastecimiento de agua no es seguro e higiénico, la esperanza de vida continúa por debajo de los 50 años, el índice de alfabetización es 60% menos que en los países industrializados y la mortalidad infantil ocho veces mayor que en esos países. Sobrepasa las 150 defunciones por cada mil nacidos vivos.

Os comento que la ciudad, que debería ser el lugar para la liberación humana se ha convertido hoy en otro ambiente distinto porque las innumerables industrias lo invaden de humo y basura, destrozan sus entornos, la convierten en un caos transitable y la transforman en un escenario hostil alejándola progresiva e irremediablemente de la naturaleza por ende del hombre mismo. Ya para el inicio de este Siglo cerca de la población mundial habitaba en ciudades, sobre todo en países en desarrollo en las que vivían mil 900 millones de personas. Por otra parte la cultura se ha dividido básicamente en dos grandes campos: urbana y rural, con manifestaciones de dos medios de vida, dos situaciones físicas, de aspectos diferentes como los conceptos de tiempo y espacio que varían según la percepción de una persona del campo y otra de la ciudad.

TRES APOSTILLAS. El Día D, acontecido hace 70 años y que ortodoxamente debería quedar en el olvido puesto que no se puede considerar el triunfo dado que un conflicto bélico nunca debe de comenzar. Los Conflictos bélicos aún de menor escala siguen aconteciendo en el mundo dado que el ser humano no ha escarmentado en lo negativo que resultan las guerras. El año del llamado Día D en México coincidió con el sólido impulso que le han dado a la procuración y recuperación de la salud la irrupción de la Secretaría de Salubridad y Asistencia (hoy Secretaría de Salud) y el Instituto Mexicano del Seguro Social.
----- Desde luego que para alcanzar la cobertura universal de salud en nuestro país aún falta mucho tramo por recorrer y muchos problemas que subsanar y corregir.----- No se podrá hablar de un Día D que marque nítida e irreversiblemente la derrota de las iniquidades que aún existen en nuestro país en muchos rubros, entre los que sobresale el que aún miles de mexicanos no tengan la opción de mantener o recuperar cabalmente su salud. SALUD Y SALUDOS.

Comparte esta entrada

Comentarios