Retos por superar y deudas por saldar (I)

Para garantizar la atención a la salud es necesario superar diez grandes obstáculos, identificados hace seis años en el estudio de economía y salud, que aún están presentes.

COMPARTIR 
Alfonso Aguilar 15/12/2013 00:00
Retos por superar y deudas por saldar (I)

SALUD. Acaba de ser publicado en el Diario Oficial de la Federación el Programa del Sector Salud 2013–2018 que, de entrada, reconoce que hay retos por superar y deudas por saldar en materia de salud, sobre todo con las personas en condiciones de vulnerabilidad, como es el caso de los 3.2 millones que viven en zonas alejadas, sin posibilidades de acceso a la atención médica. Señala los esfuerzos que a través de varias instancias y sus correspondientes programas (IMSS-Oportunidades, Seguro Popular, Unidades Médicas Móviles, Programas Cirugías Extramuro) están en pleno funcionamiento. En lo referente a las enfermedades que representan las principales causas de mortalidad en el país, las crónicas no transmisibles, algunas se incluyeron entre los indicadores prioritarios para el actual gobierno de Enrique Peña Nieto y para la Secretaría de Salud, como cabeza del sector. Entre esos indicadores se encuentran la reducción de la tasa de hospitalización de pacientes con diabetes y sus complicaciones (que son la principal causa de muerte en el país), que pasaría de 16.7 millones a 16 por cada 100 mil habitantes mayores de 15 años. Igualmente, contempla el propósito de menguar la tasa de muerte por cáncer de mama, que es el principal causante de defunción en mujeres por tumores malignos, de 16.3 a 16 por cada 100 mil habitantes. Con base en el Sistema Universal de Salud, cuya formalización figura en los planes inmediatos y prioritarios del gobierno federal, el plan para alcanzarlo incluye aumentar 50% el uso de los servicios médicos con los que ahora se cuenta y se reconoce la actual subutilización de la oferta pública y el aumento de la demanda de atención en los consultorios anexos a las farmacias privadas, cuyo número creció un 43% entre 2010 y 2012.

Os comento que si bien estas metas de saldar deudas y de superar todos los retos a los que hay que hacer frente en el área de la salud pública no se alcanzarán de la noche a la mañana, es buena señal que se establezcan y traten de alcanzarlas en el corto plazo. No olvidemos que los indudables progresos conseguidos por la medicina mexicana, piedra angular en el área de la salud del país, tampoco se dieron de un día para otro, pero eso sí, siempre, sin retrocesos, se ha ido avanzando.

Os recuerdo que para garantizar la atención a la salud es necesario superar diez grandes obstáculos, identificados hace seis años en el estudio de economía y salud, que aún están presentes y que son: inequidad, inseguridad, insuficiencia, ineficiencia, inflación, inadecuada calidad, insatisfacción, inadecuada información, inercia e intereses creados. La inequidad se refiere a un acceso diferencial a los recursos —financieros materiales y humanos— y servicios para la salud entre distintos grupos poblacionales y entre entidades federativas, que se refleja en diferencias en las condiciones de salud en distintas partes de la República. Por ejemplo, las entidades del norte del país reciben más recursos públicos que los estados del sur. En éste rubro de desigualdades, el Seguro Popular de salud ha ayudado a cerrar las brechas existentes en la población que carece de seguridad social. La inseguridad se refleja en un alto porcentaje de hogares mexicanos que sufren por gastos catastróficos o empobrecedores al atender sus necesidades de salud. A partir de la implantación del Seguro Popular se ha extendido la protección en salud a cerca de 12 millones de mexicanos que en 2003 no gozaban de beneficios de la seguridad social.

TRES APOSTILLAS. La insuficiencia se relaciona de manera muy estrecha con el nuevo perfil epidemiológico del país, el cual obliga a movilizar mayores recursos financieros con el fin de atender problemas de salud más complejos, más prolongados y más costosos. La inflación es consecuencia de las continuas innovaciones tecnológicas en el sector, las cuales han hecho que los precios de los productos y servicios para la salud se incrementen a un ritmo mayor del índice general de precios. La inadecuada calidad se manifiesta tanto en los componentes técnicos como en los interpersonales de la atención a la salud. Lo mismo en el sector público como en el privado, existe una enorme variación en la calidad con la que operan los servicios. Hay unidades públicas y privadas de salud de excelencia, pero también centros de atención ambulatoria y hospitales que ofrecen servicios de baja efectividad y de preocupante inseguridad. Continuaremos comentando sobre las deudas por saldar. SALUD Y SALUDOS.

 

Comparte esta entrada

Comentarios