Marcelo coquetea a Morena

El exjefe de Gobierno sabe que tendría en contra a la base, pero evalúa lanzarse.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 03/09/2014 00:00
Marcelo coquetea a Morena

Fiel a su costumbre de venderse al mejor postor y luego de entablar negociaciones con el Movimiento Ciudadano, resulta que Marcelo Ebrard explora hoy la posibilidad de unirse a Morena para ir una vez más de la mano de Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de que el exjefe de Gobierno sabe que tendría en contra a toda la base de los morenos, evalúa lanzarse al ruedo con ellos, pues tiene claro que el que decide es El Peje y que éste hará lo que más convenga a sus intereses.

Todavía a principio de año, Ebrard recibió la última propuesta de Los Chuchos para integrarse con ellos a cambio de hacerlo diputado y coordinador de la fracción del PRD en San Lázaro, además de respetarle espacios en el DF.

Marcelo creyó que merecía más, se puso sus moños y pidió pensarlo; claro que Los Chuchos lo mandaron por un tubo y entonces volteó hacia el Movimiento Ciudadano, donde Dante Delgado le ofrecía lo mismo.

Ahora sale con que quiere analizar bien si da el paso a Morena, quizá con la esperanza de que López Obrador no esté en condiciones de ser candidato presidencial en 2018, o le devuelva el favor que le hizo al dejarle la candidatura en 2012.

A cambio de que El Peje lo acepte en Morena y lo impulse al mismo puesto que le ofrecieron Los Chuchos y Dante, Ebrard ofrece como carta de negociación la delegación Iztapalapa, que cree que es suya porque está al frente Jesús Valencia.

Seguramente piensa que con su muchacho en verdad puede mover la estructura delegacional en favor de la pejista Clara Brugada, con lo que el tabasqueño tendría un territorio muy importante en el DF, y Marcelo varias diputaciones.

Quizá por ello en la última semana ha hecho lo que no hizo en los últimos meses: recorrer algunas colonias del DF expandiendo el discurso pejista de que los perredistas no voten “por los traidores” Chuchos.

Incluso no le importó hacerse acompañar el fin de semana en Tlalpan del exdelegado Salvador El Pino Della Rocca, quien además de no tener nada que aportarle ­—como los que aún siguen a Marcelo—, ha estado hablando muy mal de él porque dice que no le cumplió con una curul, que se muere por tener.

Claro que nadie le hace caso y menos si cree que con una semana de “campaña” puede competir siquiera dignamente por la presidencia del PRD, pues mientras los otros candidatos recorrían el país en busca del voto, el exjefe de Gobierno estaba en su hamaca, pues, qué flojera hacer giras, nunca le han gustado.

Claro que los bandazos de Ebrard no son nada raros, cuestión de recordar que se crió en el PRI; fundó el PCD, pasó por el Verde Ecologista, se cambió al PRD, donde jaló con Los Chuchos y luego con René Bejarano, y hoy se ofrece al MC o Morena, quien pague más.

CENTAVITOS… Donde están que no los calienta ni el sol azteca es en el Instituto Nacional Electoral, pues más de uno se lamenta el haber tomado la decisión de organizar las elecciones internas del PRD que se llevarán a cabo este domingo. Y es que en su afán de verse democráticos, los chicos de Lorenzo Córdova aceptaron entrarle a un proceso que tradicionalmente es de lo más sucio y ellos son los encargados de legitimar los navajazos que se den las tribus contendientes. La preocupación sobre las internas del sol azteca se acrecentó luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió la madrugada del lunes  mil 757 impugnaciones sobre la organización del proceso, acumuladas solamente en dos meses; nadie quiere imaginar las quejas que se acumularán después de la jornada del domingo y que seguramente dejarán muy lastimada a la institución. El INE cayó en la trampa que le tendió el PRD de hacerse cargo de su elección, con el único propósito de legitimar su tradicional cochinero, porque está claro que todas las inconformidades serán contra el órgano electoral, que de paso se llevará entre las patas al TEPJF, que tendrá que trabajar horas extra para sacarlos del atolladero.

Comparte esta entrada

Comentarios