El Peje y Ebrard, por Iztapalapa

Los exjefes de Gobierno suman fuerzas; no todo está dicho en la delegación.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 18/08/2014 00:00
El Peje y Ebrard, por Iztapalapa

Al enterarse de que Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador caminan hacia una alianza para ir juntos por Iztapalapa en 2015, las principales tribus perredistas de la delegación encendieron los focos rojos.

Según los amarillos, los dos exjefes de Gobierno del DF afinan detalles para apoyar a  Clara Brugada como candidata, a cambio de que el equipo de Marcelo obtenga un número por definir de las 13 curules que aporta a la ALDF y a San Lázaro esa demarcación.

La versión de que ambos exgobernantes se unirán para golpear al PRD está haciendo que los grupos de poder en Iztapalapa pacten una tregua rumbo a las elecciones internas del próximo 7 de septiembre, a fin de no abrirse flancos innecesarios.

Los grupos de los diputados Carlos Morales, Dione Anguiano-Alfredo Hernández, Aleida Alavés y hasta el muy disminuido Arturo Santana acordaron no atacarse entre sí  en las internas; ir civilizadamente y reanudar las disputas hasta pasado el proceso.

Lo que les conviene es ir juntos en contra de la estructura delegacional, a fin de que el delegado Jesús Valencia no resulte empoderado, pues esa será la clave para 2015.

Y es que si las internas los dividen, no podrán hacer frente a la fuerza que puedan concentrar López Obrador y Ebrard —a través de la estructura delegacional de su muchacho Valencia—, con lo que las probabilidades de que Brugada gane se elevarían.

Necesitan cuidarse de la estructura delegacional, pues aunque el delegado está identificado con Marcelo, lo cierto es que también trae un acuerdo con Miguel Ángel Mancera a través de Héctor Serrano, el secretario de Gobierno con el que ese ha hermanado.

La afinidad de Valencia con el funcionario capitalino —por cierto enemigo a muerte de Ebrard— llega a tal grado que el hijo de SerranoHéctor Jr.— es el número dos en la planilla registrada por el delegado para las próximas internas del PRD.

La posibilidad de que el jefe delegacional se una a Morena y apoye a Clara o mantenga su alianza con el GDF, es que a cambio le den al menos cuatro diputaciones, lo cual metería en problemas al PRD, pues cerraría la puerta a candidatos externos, cuates de los dirigentes.

Hay que recordar, por ejemplo, que actualmente Ernestina Godoy y Daniel Ordóñez son diputados locales por Iztapalapa gracias a un acuerdo de partido —Ordóñez es de Iztacalco—, y la desprestigiada Purificación Carpinteyro es legisladora federal.

Además de Valencia, un factor de decisión en Iztapalapa es el grupo de Dione y El Camarón, pues con el apoyo del GDF y el de la estructura delegacional, ni los Morales, ni los morenos y mucho menos IDN los puede frenar… el problema es que no tienen comunicación con el delegado.

Qué cosas, los últimos exjefes de gobierno del PRD —porque Mancera dice que no es perredista— se unen ahora en contra del partido que los hizo, primero, gobernantes de la capital, después precandidatos presidenciales y posteriormente candidato por segunda ocasión al tabasqueño.

Bien dice el dicho: cría cuervos y te sacarán los ojos.

CENTAVITOS… Y hablando de Valencia, en su equipo dicen que la incorporación de Aurora Melo al equipo de Víctor Hugo Lobo no les afecta, en virtud de que la lideresa de ambulantes ya no estaba con ellos desde hace cuatro años. Que cuando Chucho llegó a la delegación ya no eran aliados y que se ha magnificado el asunto, pero dicen que ahora que Lobo se metió a Iztapalapa, Valencia hará lo mismo en GAM e incluso afirman que en las internas ellos tendrán más votos en tierras maderistas que los que la jauría obtendrá en Iztapalapa; veremos…  El que reapareció luego de su operación de un riñón es Héctor Serrano, quien muestra las huellas de la intervención y a pesar del reposo ordenado ha neceado en ir a algunos eventos, pero evidentemente aún no está listo. Aunque las internas del PRD están a la vuelta de la esquina y los problemas de la ciudad en todo lo alto, sus médicos insisten en que mejor se guarde otros días, no vaya a ser la de malas.

Comparte esta entrada

Comentarios