Fallan bombas; se inunda el IEDF

COMPARTIR 
Adrián Rueda 01/07/2014 00:04
Fallan bombas; se inunda el IEDF

Mientras Diana Talavera, presidenta del Instituto Electoral del DF, le hacía la barba el viernes a Lorenzo Córdova, presidente del INE, en uno de los salones del organismo, la sala de plenos se inundaba medio metro.

Para no dar espectáculo ante sus invitados, que además de Córdova eran los presidentes de los consejos electorales del país, Talavera ordenó a llamar al H. Cuerpo de Bomberos, pero que no se hiciera mucho escándalo con su llegada.

Mientras la presidenta del organismo pasaba el pan y la fruta a sus invitados a desayunar —viandas pagadas con dinero público, por supuesto—, los traga-humo se movilizaban para desaguar el elegante salón donde sesiona el Consejo General, que parecía una gran alberca.

De acuerdo con los bomberos, el nivel del agua alcanzó los 50 centímetros y la inundación se debió a fallas en el mantenimiento de las bombas del lugar.

De la inundación hay video y toda la cosa, pero hasta la fecha ningún responsable —o más bien irresponsable— ha sido sancionado ni se han estimado los daños sufridos por las instalaciones donde abunda la madera.

Pero mientras el agua les llegaba al cuello a los bomberos, los consejeros estatales del país —también con el agua al cuello—, encabezados por Talavera, pedían a Córdova “una explicación más amplia” sobre los cambios en la ley electoral.

Parecería que las innumerables reuniones en universidades y las propias pláticas con el INE no hubieran sido suficientes. O de plano los consejeros presidentes son tan cabeza dura para entender algo tan simple.

En el fondo la intención era presionar a Córdova para que el Instituto a su cargo, que será el que nombre a los nuevos consejeros en los organismos locales, tome en cuenta a los actuales presidentes para que repitan.

Pero en el pecado llevaron la penitencia los funcionarios que desayunaron con el titular del INE con miras a cabildear un hueso, porque la convocatoria para renovar los órganos electorales especifica claramente que ningún aspirante se podrá reunir con algún consejero nacional antes del proceso —abierto ya—, a reserva de ser descalificado.

Claro que los aspirantes que asistieron al desayuno apuestan a que sus padrinos les echen la mano para presionar al INE, pero con su acción de antemano ya se pusieron en la mira de quien quiera impugnar su nombramiento —en caso de darse—, y los echarían abajo.

Eso sin contar que en particular Talavera estaría cometiendo un desvió de recursos al invitar a desayunar a integrantes de una asociación civil —privada— con recursos del IEDF y en sus propias instalaciones.

Porque no hay que olvidar que la convocatoria para el desayuno la hizo como presidenta de la Asociación de Presidentas y Presidentes de Institutos y Consejos Electorales de las Entidades Federativas, AC, o sea un organismo privado.

Y como el resto de los consejeros capitalinos ni se prestaron al juego ni le aprobaron la reunión, Talavera tendrá que dar cuentas.

Por lo pronto su compañera consejera Noemí Luján, la única que se ha atrevido a alzar la voz y a denunciar sus corruptelas y las de sus secuaces, solicitó al contralor del IEDF, Jorge Campos Hernández, mediante el oficio 78-214, que investigue el hecho y deslinde responsabilidades.

El asunto es que la funcionaria usó bienes públicos para beneficio de una reunión privada, además de que el evento no fue de carácter institucional.

A ver si Campos Hernández no se duerme como en el caso de Nelson Toledo, donde una denuncia con todo y video de por medio no ha podido caminar ni un milímetro.

CENTAVITOS… Después de que le cortaron las alas para quedarse como presidenta del PRI-DF, Laura Arellano Gilmore declara ahora que como secretaria general jamás vio indicios de red de prostitución alguna que al interior del partido manejara Cuauhtémoc Gutiérrez. Eso no decía Laurita cuando era presidenta provisional y aspiraba a quedarse definitivamente, entonces atacaba a su líder.  ¿Será que ahora que se le cebó el puesto dice que no vio nada para que no vayan a decir que sí sabía y no denunció?

Comparte esta entrada

Comentarios