Ni cómo purificar a Carpinteyro

COMPARTIR 
Adrián Rueda 27/06/2014 00:00
Ni cómo purificar a Carpinteyro

Para la plana mayor de Los Chuchos del PRD, la diputada Purificación Carpinteyro era prácticamente su Lionel Messi en la discusión sobre las leyes secundarias del mercado de las telecomunicaciones en el país, pero fue desactivada víctima de un complot.

¿En qué partido se ha oído eso y quién lo ha  dicho?

Ah, sí, Andrés Manuel López Obrador del PRD cuando fue descubierta su red de extorsión a empresarios a través de su secretario de Finanzas, Gustavo Ponce, y su ex  secretario particular, René Bejarano; ambos grabados por el argentino Carlos Ahumada.

En ese entonces Los Chuchos se fueron a la yugular del posteriormente bautizado como señor de las ligas y hasta promovieron su expulsión; el elástico dirigente se les adelantó pidiendo una licencia a la diputación local que tenía y a sus derechos como militante del PRD.

Por qué ahora en lugar de condenar un hecho tan grave, como es que una diputada que tiene un papel preponderante en la discusión de las nuevas leyes para el jugosísimo mercado de las telecomunicaciones, no pidan su cabeza y sí en cambio que también se excluya a los legisladores de la llamada telebancada.

O sea, para el PRD no importa que su diputada haya sido grabada planeando negocios a futuro aprovechando las modificaciones constitucionales en las que ella participa, sino que la grabación haya sido ilegal, y que no es la única que tiene intereses extra legislativos.

Flaco favor le hacen a Carpinteyro y peor el que se hace el propio PRD al solapar corruptelas y no condenarlas, porque si la legisladora grabada hubiera sido de otro partido —ni qué decir del PRI o del PAN—, los amarillos ya hubieran tomado las calles.

Lejos de ello la defienden a capa y espada y quieren culpar al gobierno y a las televisoras de haberle puesto una trampa. La grabación es clara y ella acepta que la conversación es real, aunque dice que se trató “de un error” de su parte.

Justamente eso mismo dijo René Bejarano cuando fue filmado retacándose las bolsas de dólares de Ahumada.

Si la justificación de Los Chuchos para hacer diputada a Carpinteyro fue que les sería de invaluable apoyo en el debate de las telecomunicaciones, pues al quedar desactivada para ello su labor terminó, ya no tiene razón de ser.

Mi Puri, como la llaman sus amigos y socios, según la grabación, ya no sirve para nada, ni a los empresarios ni, sobre todo, a los habitantes del Distrito 22 de Iztapalapa,  donde Nueva Izquierda la impuso como diputada federal y donde la señora jamás regresó.

Es más, ni siquiera se dignó a bajar un solo peso del recurso que los legisladores pueden  etiquetar para las comunidades que ellos crean que lo necesiten, y eso que el  Distrito 22 es de los que más pobrecitos en Iztapalapa.

Entonces, ¿cuál es la razón para que la diputada siga cobrando en San Lázaro a costa de todos los mexicanos?

Si Purificación fue exhibida en una conversación telefónica que sostuvo el mes pasado con el empresario José Gutiérrez Becerril para proponerle un negocio de reventa de servicios de telefonía móvil, televisión de paga e internet, ¿tiene justificación legal o moral?

“Yo creo que ya nos sacamos la lotería”, dice Carpinteyro a Gutiérrez Becerril, ex directivo de la española Telefónica en México. ¿Eso no le parece grave al PRD, que afirma estar contra las malas artes de los políticos para enriquecerse?

Porque Mi Puri es secretaria de las comisiones de Comunicaciones y de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados, que dictaminarán las leyes secundarias para regular precisamente el mercado de las telecomunicaciones.

O sea, ni cómo purificar a Carpinteyro.

CENTAVITOS… A todo esto, de Los Chuchos se entiende que se desgarren las vestiduras defendiendo a la pillina de la Puri, pero y las otras tribus del PRD por qué no se le van a la yugular, no que nada que huela a Los Chuchos…  ¿No será que todos andan igual de sucios y nadie puede lanzar la piedra sin que vaya a salir descalabrado? Bien dicen que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta y en el caso del PRD no hay manera.

Comparte esta entrada

Comentarios