Se pulveriza el PT en la Asamblea

En el pequeño grupo de tres legisladores, nadie le hace caso a nadie.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 09/05/2014 00:05
Se pulveriza el PT en la Asamblea

En toda una novela se ha convertido el manejo político de las posiciones del Partido del Trabajo en la Asamblea Legislativa del DF, donde de golpe y porrazo ya no se sabe bien a bien quién en realidad manda en la fracción de ese partido… y por supuesto en sus jugosas participaciones.

Del chongo se agarraron a finales del mes pasado Genaro Cervantes y Miriam  Saldaña, pues ambos disputaban la coordinación legislativa petista. El pleito llegó a tal grado que fue necesaria la intervención de la dirigencia nacional encabezada por Alberto Anaya.

Luego de los dimes y diretes en el último día de sesiones se leyó en ante el pleno un documento firmado por el propio Anaya, donde pedía a la ALDF considerar a Cervantes como el nuevo pastor del grupo en relevo de Saldaña, quien ocupaba el cargo desde que arrancó la legislatura.

Minutos antes ambos petistas había discutido airadamente en el lobby del Palacio de Donceles, pues no se ponían de acuerdo en la repartición del pastel. La diputada cedía la coordinación, pero a cambio pedía la presidencia de la Comisión de Vivienda en poder de Cervantes, quien quiere todo para él.

Sin arreglo alguno el tema llegó al pleno y un minuto después de que se oficializó el ascenso de Cervantes, Saldaña recolectó firmas de apoyo por parte de los integrantes de la Comisión de Gobierno para que la nombraran titular en Vivienda.

Las firmas se juntaron pero el acuerdo no se llegó a votar en el pleno —obligatorio para que surta efecto— por la sencilla razón de que no había ningún documento del PT que solicitara ese enroque, y los legisladores optaron por aguantar el movimiento hasta que no lo confirmaran los petistas.

Cuando se calmaron las aguas se comprobó que el único escrito de Anaya era el cambio en la coordinación y nada más, por lo que algunos de los diputados que le habían dado su apoyo para Vivienda solicitaron anular sus firmas.

El problema ya no es quién se queda con qué comisión, sino que el pequeño grupo parlamentario, integrado por tres legisladores, está prácticamente pulverizado y nadie le hace caso a nadie, lo que puede representar un problema de gobernabilidad incluso para el propio PRD.

Y es que el voto de Miriam en la Comisión de Gobierno regularmente acompañaba las iniciativas del líder de la ALDF, Manuel Granados, y con Cervantes la situación no es la misma. Si los perredistas se la pasan pateándose bajo la mesa, lo que no harán por tener un voto más a su favor en la mesa de las decisiones.

Del tercer integrante, Rodolfo Ondarza, no se sabe bien hacia dónde tirará, pues también quería la coordinación y se quedó en el camino.

El PT está partido, pulverizado, y las tribus perredistas están como buitres carroñeros a ver qué pepenan de los restos, cosa que en la dirección nacional no preocupa en lo más mínimo, pues mientras Anaya siga recibiendo lo de las jugosas prerrogativas, dejará que la vida siga corriendo.

CENTAVITOS… Vaya de nuevo con la caradura presidenta del IEDF, Diana Talavera, quien advirtió que “su” instituto no investigará los presuntos moches que Nelson Toledo exigía a sus trabajadores, si antes no hay una denuncia ante la Contraloría del organismo. Lo que la mañosa Talavera no dice es que no hay contralor, por la sencilla razón de que ella misma ha maniobrado para bloquear los acuerdos que permitan nombrarlo… Luego de completar su visita por las zonas afectadas en la Línea 12 del Metro, los diputados de la famosa comisión investigadora de la ALDF tiene todo listo para emitir un dictamen, cosa que prometen harán la próxima semana. Y eso estaría bien si su opinión sirviera de algo, pero en realidad vale para dos cosas: digan lo que digan los legisladores, lo único que cuenta para efectos legales es la actuación de la Contraloría capitalina y de la Procuraduría del DF. Lo demás es lo de menos y con eso quedará comprobado que siempre fue una comisión de chocolate que para nada iba a servir.

Comparte esta entrada

Comentarios