Daño colateral a las edecanes

Para la opinión pública son unas simples sexoservidoras.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 10/04/2014 00:09
Daño colateral a las edecanes

Aunque a más de una semana sigue sin haber una sola denuncia formal de las edecanes que supuestamente eran contratadas por el PRI del DF para tener sexo con el exdirigente priista Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el daño causado por esta acusación anónima llegó a un sector desprotegido: las trabajadoras.

Independientemente de que Gutiérrez de la Torre haya sido juzgado y sentenciado por la opinión pública, y de que su imagen haya ido a parar al lodo por la difusión de una nota periodística, hoy aparecen las víctimas colaterales.

Y es que, como la nota asegura que las edecanes contratadas por el PRI-DF eran obligadas a tener sexo oral y vaginal con el presidente del partido, resulta que todas las que trabajaron para ese partido son prostitutas.

Luego de este escándalo, nadie les creería a las chicas que sólo hicieron tareas de edecanes aunque esto fuera cierto; para la opinión pública son unas simples sexoservidoras.

Aunque eso fuera cierto, no hay ley que impida ejercer el trabajo sexual en el DF, pero ese no es el punto. Entre las chicas que laboraron en la presidencia del PRI capitalino hay madres solteras, hijas de familia y estudiantes: en síntesis, mujeres trabajadoras.

Y no se vale que en aras de golpear a un político o de vender un tema, el prestigio de estas mujeres quede también por los suelos y no puedan ver a la cara a sus novios, padres, vecinos o parientes.

Urge que este escándalo se aclare y que se sancione a quien resulte responsable, pero también urge proteger a las jóvenes que fueron involucradas en el tema, porque de lo contrario estarían siendo víctimas por partida doble.

Si hacían trabajos sexuales y a raíz del escándalo se quedaron sin empleo, mal; si no hacían eso y de todos modos perdieron su fuente de ingreso, mal. Pero si realizaban un trabajo digno y honesto, y a pesar de ello las catalogan como prostitutas, peor.

Y es que hay historia en este asunto, pues hace algunos años se denunció una presunta red de edecanes que eran obligadas a salir con diputados federales en San Lázaro, que derivó en varios despidos de los acusados, pero hasta ahí.

Lo más grave es que algunos medios cayeron en el libertinaje y la irresponsabilidad al publicar que incluso edecanes de la ALDF habían participado en fiestas del PRI, cosa absolutamente falsa.

Las edecanes de la Asamblea son empleadas sindicalizadas, con reglas muy estrictas y que cumplen con su trabajo con estricto profesionalismo, por lo que es injusto que se les involucre.

Pero más allá de ello, el daño que se les hace a quienes se dedican a este trabajo es mayúsculo, pues ahora resulta que, ¿ser edecán es sinónimo de prostituta?

Eso no puede ser.

CENTAVITOS… Lo que pintaba como una bomba de tiempo en la delegación Miguel Hidalgo terminará hoy como un gran acuerdo entre legisladores, autoridades y ciudadanos para sacar un plan de desarrollo conjunto. Entre las cosas más importantes de este plan están el visto bueno del Polancobús, que correrá en un circuito interno; la autorización para edificar construcciones de hasta cuatro pisos al interior de Polanco y de hasta 25 niveles en la periferia. Por primera vez saldrán a dar conferencia, encabezada por el diputado Carlos Hernández, los legisladores, las asociaciones de vecinos y los diez comités ciudadanos, que, como cereza del pastel, anunciarán que en esa zona ni la Seduvi podrá modificar el uso de suelo a través de sus famosos polígonos… Y como para desactivar bombas salió bueno, el diputado Hernández, presidente de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, propondrá un punto de acuerdo para ampliar la suspensión a construcciones en la colonia Granada, que es visualizada como el futuro Polanco, hasta que Seduvi presente un plan maestro; la suspensión vence el 22 de este mes y el diputado quiere ampliarla indefinidamente.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red