Se derrumba el IEDF

COMPARTIR 
Adrián Rueda 09/04/2014 00:07
Se derrumba el IEDF

El fracaso de IDN por hacer consejera del Instituto Nacional Electoral a Diana Talavera, las sospechas de corrupción y la decisión de la consejera Noemí Luján Ponce de no asistir más al Consejo General, destaparon la cloaca en el IEDF y pusieron en jaque su operación.

Y es que Talavera, quien encabezó una campaña nacional en contra de la creación del INE, al final, olvidó sus fobias y se inscribió como aspirante a consejera nacional, ante la seguridad que le dio René Bejarano de que ganaría un lugar.

Sin cuidar las formas y abandonando sus responsabilidades como presidenta, Diana armó una campaña personal con recursos del IEDF e incluso prometió varios puestos electorales cuando asumiera en su nuevo cargo; no llegó.

Este tipo de incongruencias, aunadas a las tropelías cometidas desde que llegó a la presidencia del instituto local, detonaron la inconformidad de todo el Consejo General, que ahora pide su cabeza, pues hoy regresa como si nada.

Aunque todos los consejeros han manifestado su rechazo, la única que lo ha hecho por escrito, en un documento de cinco cuartillas, es Noemí Luján Ponce, quien detalla las anomalías al interior del órgano encargado de organizar las elecciones en el DF.

Lo menos que dice la consejera es que su presidenta incumple acuerdos, tiene errores de conducción, usa ilegalmente los nombres de los consejeros para hacer movimientos en la nómina y tiene hecho un verdadero cochinero el organismo.

Talavera, que llegó al cargo impulsada por la tribu perredista de IDN, ha impedido la presencia del secretario ejecutivo del IEDF, Bernardo Valle, en las reuniones de consejo, lo que no permite dar seguimiento a los acuerdos.

Luján acusa también a su presidenta de realizar una política persecutoria en contra de trabajadores del instituto que no le son afines, y que los consejeros se tienen que enterar por la prensa de la agenda del organismo.

Al hacer este deslinde, Noemí deja constancia de las diferencias cada vez más profundas al interior del IEDF, donde Talavera toma decisiones unipersonales, bloqueando y suplantando a los consejeros.

La consejera también desnuda corruptelas de Talavera, como el ocultamiento de los detalles por los que, en marzo de 2013, canceló el contrato de seguridad que durante diez años tuvo el instituto con la Policía del DF y contrató a la empresa CAITS Seguridad Privada, recién creada.

A pesar de que dicha empresa reprobó el dictamen técnico y su contrato ya no fue renovado este año, sigue prestando el servicio y cobrando.

Luján asegura que por esos motivos no participará más en las reuniones de consejo y pedirá informes por escrito. Está claro que a Talavera no le interesa el IEDF, pero habría que preguntar a los demás consejeros si les da miedo hacer pública su inconformidad o es por simple comodidad.

CENTAVITOS… A fin de que los diputados y sus trabajadores puedan disfrutar no sólo  jueves y viernes santos, la ALDF decretó asueto toda la semana, faltaba más, para que les dé tiempo de expiar sus pecados. Porque nadie piensa que se irán a descansar a alguna playa o a Las Vegas, sino que se recogerán en oración toda la semana y no beberán ni comerán carne en vigilia... Luego de una amplia carrera en diversas dependencias del DF y de cargos importantes en la Federación, el que regresa a su terruño es el chiapaneco Plácido Morales, pero no a cualquier puestecito. El gobernador verde Manuel Velasco Coello se lo lleva  como coordinador general de Gabinetes, para reencauzar las políticas en materia social, política y económica que marcó desde hace un año. Además de que el góber dejó en claro la plena confianza en Morales, nadie duda de que, a estas alturas, se las sepa de todas todas, pues hace años, también fue colaborador cercano de otro gobernador de Chiapas: Manuel Velasco Suárez, claro, abuelo de su actual jefe.

Comparte esta entrada

Comentarios