Se reacomodan en el PRI-DF

En vía de mientras, la secretaria general Laura Elena Arellano subirá a presidenta.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 08/04/2014 00:21
Se reacomodan en el PRI-DF

Unas semanas antes de destaparse el escándalo sexual en el PRI-DF, Claudia Priscila Martínez González había reñido con su líder, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien no le autorizó un préstamo de 250 mil pesos para la adquisición de un departamento.

Pero eso no era lo único que traía molesta a la empleada del tricolor, pues su presidente tampoco la había apoyado para presidir el sector femenil del partido, que estaba acéfalo, luego de la salida de la exdiputada Alicia Téllez.

Priscila Martínez es la misma persona que se escucha en la grabación telefónica donde una supuesta reportera le pregunta sobre el trabajo de edecán que ofrecen, a través de un anuncio en los clasificados de un diario.

La mujer, quien es señalada como la encargada de reclutar mujeres para hacer favores sexuales a Gutiérrez de la Torre, sentía que los votos de la GAM que había dado a su dirigente para ganar la presidencia del PRI en la capital merecían una mayor recompensa.

Ante el escándalo, la trabajadora del tricolor contrató a un abogado, debido también a las versiones de que una corriente del PRD está metida en el tema y que fue con la que colaboró en la grabación que después apareció en el programa de radio.

La periodista Carmen Aristegui ha asegurado que su estación infiltró a una reportera que se hizo pasar como aspirante a edecán, y que fue quien grabó a Priscila Martínez y reportó que las chicas que contrataba tenían, como una de sus obligaciones, hacerle sexo al presidente tricolor.

Nadie tiene por qué dudar de la conductora de radio, que se ha caracterizado por hacer investigaciones periodísticas firmes, pero hasta el momento, todo es anónimo y, a una semana del escándalo, sigue sin haber una denuncia de las supuestas víctimas.

Y aunque pagar por sexo no es un delito en el DF, el asunto cambia si para ello se utilizan recursos públicos, que es lo que se intentará probar, aunque es poco probable, porque Gutiérrez de la Torre no está en ninguna grabación y técnicamente no hizo las contrataciones.

Lo del asunto de trata está aún más difícil, pues no se trajo a ninguna mujer mediante engaños ni se le obligó a nada; en todo caso, se les ofrecía un contrato completamente inmoral, pero no se les obligaba a aceptarlo.

Para todo mundo, Gutiérrez de la Torre es indefendible por su mala fama y su apariencia física, por lo que se deben apurar las investigaciones y fundamentar los delitos, porque, hasta ahora, sólo puede ser acusado por portación de mala cara y de cuerpo prohibido, y por su origen de pepenador, pero nada más.

Qué bueno que el procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, ya dijo que citará a declarar a los presuntos implicados, incluyendo a la reportera infiltrada, porque, de lo contrario, no tiene materia, al carecer de imputación alguna.

Y es que si el dirigente priista en verdad es culpable, se tiene que ir al fondo del asunto y obligarlo a pagar; ésta es la oportunidad de hundirlo y descartar las sospechas de que el PRD complotó contra él, porque había atacado delegaciones de la IDN, como Tlalpan, Magdalena Contreras, Azcapotzalco y Cuauhtémoc, todas, de una misma tribu.

En vía de mientras, por prelación, la secretaria general Laura Elena Arellano subirá a presidenta e Israel Betanzos, secretario de Organización, a la Secretaría General; Laura es gente del líder de la FSTSE, Joel Ayala, y Betanzos, del propio Cuauhtémoc, que aún no está tan muerto como parece.

CENTAVITOS… Por cierto que, últimamente, el nombre de Cuauhtémoc ha estado salado, porque también al ingeniero Cárdenas lo bajaron del caballo en el PRD al no cumplirle su capricho de ser presidente a través de una candidatura de unidad. Cárdenas deja una serie de viudas en las minicorrientes perredistas que lo lanzaban e incluso a Lola Padierna y su marido, quienes con la salida del ingeniero, quedarán fuera del pastel.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red