Urge pachecómetro para diputados

Parece que no les importa que cada pruebita cueste cerca de mil pesos.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 25/02/2014 00:09
Urge pachecómetro para diputados

La Asamblea Legislativa del DF ya se volvió un verdadero carnaval y los diputados del PRD compiten para ver quién propone la tontería más grande; lo preocupante es que ya se estacionaron en un tema: la mariguana.

La pacheca idea del perredista Lalito Santillán, el mismo que era delegado cuando el JJ baleó en la cabeza al futbolista Salvador Cabañas en un bar de Álvaro Obregón, de poner un mariguanómetro en la ciudad no tiene parangón.

Para el exdelegado no es importante regular las marchas, darle movilidad a la ciudad o proteger —como proponen sus compañeros de  partido— a los adictos, sin tundirles aun más por andar de viciosos.

Mientras que los diputados Vidal Llerenas y Estela Damián, un marcelista y una chucha, piden no discriminar, y mucho menos criminalizar a los fumadores de yerba, Lalito —de IDN— exige que además de los castigos actuales, se les envíe a El Torito con los borrachos.

Parece que no les importa mucho que cada pruebita cueste cerca de mil pesos y que tan sólo uno de los pachecómetros esté valuado por arriba de los 100 mil pesos. Seguro piensan que la ciudad tiene mucho dinero para ello, aunque hay una par de cosas que no están tomando en cuenta. Primero, ¿por qué razón una autoridad va a parar a un automovilista nada más porque tiene cara de mariguana y lo va a someter a un examen toxicológico, aunque no huela a alcohol ni a droga alguna?

Y segunda, ¿bajo qué argucia legal aplicará su pacheca idea si en la ciudad —y en el país— no es delito andar mariguano ni portar hasta cinco gramos de yerba?

Lo que es no tener nada que hacer y colgarse de cualquier tema para aparecer en medios, pues hay que recordar que igual hizo cuando las porras de futbol se salieron de control y de inmediato habló de crear una ley de estadios. Dio conferencias, entrevistas y es hora que todo mundo sigue esperando su famosa ley.

Si hay que aplicar el pachecómetro, el primer lugar sería en la ALDF, donde los diputados no saben lo que dicen, la mayoría de las veces parecen ausentes en su lugar, tiemblan al hablar ante el micrófono, pierden la mirada cuando les preguntan algo y la mayoría anda siempre como “idos”.

Si primero piden despenalizar el uso de la mariguana y exigen incluso puestos de revisión para detectar y castigar a adictos, es que algo se deben estar metiendo.

¿Qué pasará por sus cabecitas, que sólo andan pensando en la yerba, para bien o para mal?

Qué curioso que el PRD presuma que el DF es una ciudad de vanguardia por permitir el aborto, las bodas gay y la eutanasia, por ejemplo, y no permitan que los ciudadanos hagan con sus pulmones lo que se les pegue su regalada gana. Y en materia de salud son tan contradictorios, pues por un lado prohíben fumar en lugares cerrados, retiran los saleros de los restaurantes y obligan a los negocios a servir agua gratis, mientras, por otro, una parte de los perredistas quiere poner bien mariguanos a los capitalinos y otra enviarlos a El Torito. En serio, si se aplica el pachecómetro, ¿por dónde se debería empezar?

CENTAVITOS… El evento político estelar de hoy será en el World Trade Center de la capital, donde el líder de la ALDF, Manuel Granados, rendirá su primer informe como diputado por Iztacalco. Dos cosas hay que ver además del informe: quiénes asisten y dónde los sientan, pues no es un informe más, sino el del muchacho aplicado de Miguel Ángel Mancera… Por cierto, aquí nadie podrá alegar que no lo invitaron para justificar ausencias, tal como pretextaron los delgados Leonel Luna, Sergio Palacios y Miguel Ángel Cámara, de Álvaro Obregón, Azcapotzalco y Xochimilco, respectivamente, para no comparecer ayer ante la ALDF. Si en verdad no los invitaron, alguna cabeza debe rodar; si los invitaron y no fueron, que les hagan pagar cara su osadía, aunque después de escuchar tanta mariguanada de los inquilinos de Donceles, igual y los delegados pensaron que no vale la pena ir a perder su tiempo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red