Cobra PRD por afiliar militantes

Obliga a delegados y líderes a comprar en 120 mil pesos los módulos.

COMPARTIR 
Adrián Rueda 29/01/2014 00:45
Cobra PRD por afiliar militantes

En una política nunca antes vista en ninguna parte del mundo, el Partido de la Revolución Democrática obliga a los delegados y jefes de corriente a comprar en 120 mil pesos los módulos de afiliación para el padrón amarillo.

En el DF, el partido que encabeza Raúl Flores le pide a los líderes pagar 120 mil pesos de entrada y 20 mil mensuales por cada mampara con impresora y computadora que se instala en la calle para que las tribus puedan afiliar simpatizantes.

O sea, el PRD cobra a los que quieran integrarse al partido, como si los candidatos abundaran; de lo contrario nadie puede afiliar, cosa grave para un partido en donde lo que cuenta son las canicas que cada líder tenga.

Aunque es una política implementada a nivel nacional, en el DF hay varios delegados muy molestos, pues además de los obstáculos para tener más militantes, su partido los mete en el problema de justificar de dónde sale el dinero para adquirir los módulos.

Porque en el remoto caso de que el PRD expidiera facturas por esos cobros, los delegados tendrían que dejar muy claro cómo es que pagan las cuotas, ya que no pueden disponer de los recursos públicos para fines partidistas.

A lo que en términos llanos están obligando a los jefes delegacionales es a pagar de su bolsa o a robar para cumplir con las cuotas. Y hablando de cuotas, la que no acaba de salir de atolladero es la delegada en Iztacalco, Elizabeth Mateos, a quien con ese pretexto el PRI del DF le organiza una marcha con la probable toma de la delegación para mañana.

Lo extraño es que sin fuerza territorial conocida en Iztacalco, el tricolor recurra al acarreo de militantes tricolores de Iztapalapa, Coyoacán y Magdalena Contreras, ¡que son delegaciones perredistas!

Algunas delegadas y ex diputadas del PRD han alertado sobre la intención de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, presidente del tricolor capitalino, de tomar mañana la sede delegacional, con el patrocinio del sol azteca.

Se sabe que el exdiputado Héctor Guijosa, el mismo al que una de sus mujeres le llevó una canasta con huevos a la ALDF la Legislatura pasada para reclamar el pago de la pensión de un hijo de ambos, se unirá a la protesta priista.

Más extraño aún resulta que el también exdelegado en Magdalena Contreras se haya unido recientemente a la corriente Vanguardia Progresista, gestada desde el interior del Gobierno del DF, por lo que no se descarta que la marcha tenga el visto bueno de algún inquilino del Antiguo Ayuntamiento. Desde la semana pasada, la delegada Mateos ha estado en el ojo del huracán bajo acusaciones de quitar 10% de su salario a los trabajadores de estructura, para entregarlas supuestamente al PRD.

Al respecto, Raúl Flores se ha ocupado solamente de negar que las cuotas hayan llegado a las arcas de su partido, pero no ha sido para dar la cara y aceptar que fue él quien les pidió a los delegados que le recordaran a sus empleados ponerse al corriente.

Y luego de las declaraciones del contralor del DF, Hiram Almeida, de que sin denuncia alguna investigará a la delegada —por cierto, ya llamó a las 180 empleadas de estructura para que declaren—, no hay duda de que el ataque viene del centro. ¿Qué se comería Mateos que le quieren cobrar tan caro?

CENTAVITOS… Cierto, fue un gran anuncio para Iztapalapa el rescate de los espacios urbanos, pero el evento no fue en la delegación, sino en uno de los patios del antiguo Ayuntamiento. Y será el sereno, pero Miguel Ángel Mancera se niega a visitar la delegación donde precisamente arrancó su gobierno, con aquel famoso gazapo de “iztapalacra” que todo el mundo le festejó y que fue tomado de buena forma, incluso por los iztapalapenses. Parece que el jefe de Gobierno sigue sin querer estar demasiado cerca del marcelista Jesús Valencia.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red